Adiós al rector, hola a la imposición

Lina Kathya L. Rodríguez (@LinaKathyaRo) – Bogotá, Colombia.

La MANE (Mesa Amplia Nacional Estudiantil) pide que se tenga en cuenta la votación, con participación histórica, que realizaron para la elección del nuevo rector de la Universidad Nacional.

La primera noticia de la decisión, fue publicada, hará unas cuatro horas, por la página oficial de la Universidad Nacional, en la cual muestra la trayectoria del Mantilla junto con la propuesta de “preservar la educación como un bien público” manteniendo, a su vez, la autonomía de la Universidad. Tan pronto se  conoció la elección, generó polémica dentro de la comunidad y el claustro universitario. Siendo las reacciones materializadas llamando a la movilización de estudiantes hacia el Ministerio de Educación, en señal de rechazo por lo que consideran «un golpe a la democracia y a la autonomía universitaria».
El organismo del CSU está constituido, en su mayoría, por personas que tienen una vinculación (o pertenecen) al Gobierno Nacional como es el caso del Ministro de Educación Nacional o el Viceministro, quien lo preside; junto con dos miembros designados por el Presidente de la República,un miembro del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), siendo un total de 4 de los 8 cargos que conforman el Consejo, quedando los otros 3 con representación y derecho a voto formados por un miembro del Consejo Académico, un profesor de la Universidad, un estudiante de pregrado o de posgrado, y el Rector de la Universidad, quien será el Vicepresidente del Consejo, con voz pero sin voto.

Universidad Nacional
Universidad Nacional de Colombia

El proceso de consulta que se realizó para el ente interno educativo, este 18 de marzo, formando parte del proceso de la elecciones, salió como vencedor a Mario Hernández, médico y profesor de la misma universidad, entre 5 candidatos que se presentaban, quedando en un segundo puesto Mantilla con una diferencia de 9.000 votos. La decisión del Consejo Superior Universitario, que se logró con una votación de 6 a 2 a favor de Mantilla ha generado estupor y descontento en varios sectores. Es así como un grupo de estudiantes de la sede Bogotá, encabezados por dos representantes estudiantiles, han salido a marchar, este miércoles para exigirle a la ministra Gina Parody que “respete la democracia y las decisiones de la comunidad universitaria”.

 

Las declaraciones de Mario Hernández, en un medio colombiano, muestra que “el desacuerdo por esta decisión es una posición colectiva. La decisión del CSU es una afrenta a la comunidad universitaria que quería un cambio…Hay una posición mayoritaria que quiere la recuperación de la universidad pública”. Añadiendo también, “el gobierno nacional insiste en un rector sin legitimidad interna, que ha sido cuestionado por sus decisiones. Además,  es funcional a una política publica de Estado que busca destruir la financiación pública directa para buscar una financiación basada en la demanda; todo esto está claramente plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018. Lo cual sucede mientras el gobierno firma la paz con las Farc, buscando incluirlas en el sistema político sin hacer reestructuraciones profundas del modelo político, económico o social…Nuestra propuesta va a ser seguir avanzando en una forma de organización universitaria, junto a  otras universidades públicas, que busque consolidar la democracia y financiamiento público de la educación superior”.

Otros candidatos también han comentado sobre la decisión de la CSU y su, nuevamente, apuesta por Mantilla, tachándola de “reelegir el clientelismo y la mediocridad” y buscar la apuesta más precaria entre el profesorado. Y es que, según comentan éstos, Mantilla “(…) es un funcionario que no ejerce la labor de un rector de la Universidad Nacional. Toda su carrera ha estado basada en el clientelismo.  No es el líder que quiera la comunidad estudiantil”.

 

Este no es único panorama que afronta la UN, a parte del endeudamiento que lleva durante años y sus problemas presupuestales, se le suma ahora la lucha por la legitimidad del actual rector elegido por el CSU y el Mario Hernández por consulta abierta. Constituyendo una lucha ya reiterada entre los organismo que forman parte de la burocracia y las sociedad civil.

Este pleito puede volver a poner a miles de estudiantes en las calles como ya sucediera hace tres años cuando el movimiento estudiantil, en el momento en que se conformó la MANE, el cual, logró frenar la aplicación de la reforma a la ley 30 de educación.

Mientras tanto, en las redes sociales se inundan de mensajes de indignación, enfado e incredulidad. Siendo presente en todo momento el apoyo por parte de los estudiantes, egresados y personas no vinculadas a la universidad para con Mario Hernández. Muchas personas incluso argumentan en el Twitter que “esto ha sido un paso más por parte de Santos para mercantilizar la educación pública”, culpando a su vez a la ministra Gina Parody.

 

Share on Facebook