Disidencia poética para las luchas cotidianas

Ruth Adsuar


Cuando nos sumergimos en Disidentes, Antología de poetas críticos españoles (1990-2014) (La oveja roja, 2015), no somos conscientes de lo que vamos a ganar con la lectura. Al final las evidencias son claras: Disidentes nos da una vivencia necesaria y nos regala los argumentos para enfrentarnos a las luchas del día a día. En esta sociedad basada en el individualismo son necesarias obras como Disidentes porque acompaña, alumbra, desafía y gana la batalla de lo común y de lo colectivo.

Dice Alberto García-Teresa, coordinador de la antología, que los poemas se defienden solos. Pero nosotras no, añado, por eso necesitamos de esta poesía de la lucha y de la ruptura, para defendernos, para posicionarnos y para ser conscientes de qué lugar ocupamos y de cómo podemos armarnos para la lucha y para la militancia.

Portada de "Disidentes"
Portada de “disidentes”

En la presentación que tuvo lugar el 26 de marzo en la Librería Muga (Vallekas), Ángel Petisme citaba a Bertolt Brecht: “Si no participas de la lucha, participarás de la derrota”. Con esta antología de la disidencia es imposible no tomar partido y consciencia porque en sus poesías encontramos los conflictos de clase, de género y ecológicos que sacuden a la clase obrera, que la vapulean y que intentan adocenarla. Frente a estos ataques, la poesía revolucionaria nos enseña a vivir en rebeldía desde los conflictos y las contradicciones.

Disidentes es un arma cargada de presente, una herramienta para los movimientos sociales a los que acompaña. Desde el 15M la poesía revolucionaria resurge y se reivindica como narradora inexcusable de la ruptura social y, como las luchas, presenta formas diferentes, un eclecticismo que simboliza las muchas maneras de hacer frente a la realidad y de proponer otro mundo. Las múltiples formas de la desobediencia enriquecen y dan opciones, guían, crean una hoja de ruta que, pese a las diferentes maneras o enfoques, es común: Subvertir la realidad y devolvernos el poder del lenguaje en un mundo en el que el poder se ha apropiado de él y lo ha convertido en un significante vacío.

En Disidentes encontramos una guía de nuestras propias contradicciones, un relato de los conflictos que a veces somos incapaces de discernir y un bálsamo para las cicatrices que vamos acumulando. Como muleta, esta antología es el apoyo para conocernos, para sentirnos, para defendernos y para rebelarnos. Después de la lectura se hacen evidentes las cadenas que arrastramos y ese es el primer paso para romperlas.

Seguir a Ruth Adsuar en twitter: @requeteruth

Share on Facebook