Erdogan en Teherán: La economía por encima de la política

Rouhani recibiendo Erdogan

Correo Madrid, Agencias.

El presidente de Turquía, Recep Tayyib Erdogan visita Irán en medio de una enorme tensión en las relaciones entre las dos potencias de Oriente Medio, además de la inestabilidad sin precedentes que caracteriza toda la región, los focos de tensión se han multiplicado en los últimos años de tal manera que hace imposible que una potencia por si sola pueda hacer frente a los peligros y las amenazas que persisten.

Rouhani recibiendo Erdogan
Rouhani recibiendo Erdogan

Los dos países han acordado trabajar de forma conjunta para lograr la paz y la estabilidad en Yemen y solucionar la crisis que atraviesa el país árabe desde hace años, y que la ultima semana evolucionó de forma inesperada hacia una situación de guerra donde una amplia coalición de países árabes liderados por Arabia Saudí lleva acabo la “tormenta decisiva” contra los huthís considerados por las países árabes como una extensión de Irán en el sur de la península arábiga. Este tema fue tratado hoy martes por los dos mandatarios que han insistido en poner fin a los actos de guerra, además de reiterar la importancia de trabajar con El Reino de Arabia Saudí y otros países de la zona para alcanzar una solución diplomática y política a la crisis yemení.

En cuanto al tema iraquí el presidente de Turquía volvió a insistir en la importancia de Baghdad para Ankara puesto que mantienen unas fronteras de más de 300 kms las cuales son inseguras y presentan un verdadero desafío para la seguridad turca debido a la presencia de los milicianos del PKK que Turquía califica de terroristas además de la presencia de Da’esh que tiene en alerta a todos las países de la región, la cooperación en la lucha antiterrorista entre Turquía e Irán no iba a quedarse atrás.
Tampoco se quedó atrás la cuestión siria donde Erdogan afirmó “hay más de 300 mil muertos, no miramos a los muertos desde una perspectiva sectaria, los muertos son personas humanas, no podemos aceptar lo que está sucediendo en Siria, debemos tratar estos temas para detener el derramamiento de sangre y la muerte que se está produciendo, debemos hacer que las partes se sientan a hablar y desempeñar el papel de intermediarios que nos corresponde y estoy seguro que podemos conseguir resultados positivos”

Pero de lo que han preferido hablar turcos e iraníes fue más de economía y menos de política y geopolítica. El objetivo de Turquía e Irán es llegar a unos intercambios comerciales no por debajo de los 30.000 millones de dólares en los próximos años, actualmente los intercambios entre los dos países llegan a 14.000 millones de dólares. El objetivo no es imposible aunque haya sufrido un retroceso a partir del 2013 debido al endurecimiento de las sanciones impuestas sobre Irán.

El gas iraní ocupa el capítulo más amplio en las negociaciones entre Erdogan y Rouhani, los turcos tienen una clara petición, quieren lograr una bajada en el precio del hidrocarburo iraní.
Este lenguaje económico es el que mejor entienden los dos líderes, ya que sus diferencias en la mayoría de los conflictos abiertos en Oriente Medio es mas que evidente. Además, con la visita de Recep Tayyib Erdogan, los turcos quieren adelantarse a cualquier otro país y ser los primeros en hacerse con un trozo del pastel iraní, puesto que la apertura de Teherán al resto de economías es cuestión de tiempo y los turcos no se iban a quedar atrás.
Aunque la tarea de ponerse de acuerdo no es fácil, Turquía puede jugar un papel clave a la hora de devolver el equilibrio perdido a la zona, de ellos son conscientes los saudíes y demás países de la región, la visita de Muhammed Bin Nayef a Ankara horas antes de que Erdogan viste Irán puede entenderse perfectamente en este contexto queda por confirmarse si traslado un mensaje Saudí a los iraníes.

Share on Facebook