Gira europea del Canciller ecuatoriano

Daniel Martín, Madrid
El viernes 24 de abril, el Canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, inició una gira por varios países europeos, empezando por Madrid, potenciando la política de “la quinta región ecuatoriana”.
La quinta región ecuatoriana, añadida durante el gobierno de Rafael Correa a las cuatro anteriores (Islas Galápagos, Costa, Sierra y Oriente), correspondería a los ecuatorianos residentes en el extranjero. Esta política, que como comunicó el Canciller, quieren hacer ley durante este mandato presidencial, responde a los principios del Viceministerio de Movilidad Humana, según la cual, cualquier ciudadano es libre de migrar al país que crea conveniente sin que por ello tenga que romper con los lazos cívicos de su país. Así, las políticas públicas deben de tener en cuenta a esos ciudadanos fuera de sus fronteras y las problemáticas que les afectan en cada uno de los países en donde viven y trabajan.

image
El canciller Ricardo Patiño

En palabras del Canciller, unos de los mayores logros en España ha sido la gestión de los problemas financieros e hipotecarios de sus conciudadanos, producidos por la crisis económica y las condiciones abusivas de algunos productos financieros. Según el Viceministerio, más de 1000 ecuatorianos han recibido ayuda de su Estado en cuanto a hipotecas, desahucios, asesoría legal y financiera.
El dirigente también destacó la intervención del Ministerio de Asuntos Exteriores en temáticas de servicios sociales, destacando las políticas de reagrupación familiar de menores cuando sus cuidadores migrantes no pueden hacerse cargo de ellos. Movilizando los recursos ministeriales en asesoramiento a las familias intentando que el menor, en caso de que no pueda ser atendido en el país al que migró por nadie de su entorno, pueda regresar a Ecuador si tiene familiares cercanos. En cargándose el Ministerio de la burocracia y, en algunos casos, prestando ayuda económica.
Estas políticas han sido posibles, según el Canciller, gracias a los consulados, transformando éstos no solo en oficinas comerciales, sino también en la representación del Estado Ecuatoriano para todos y cada uno de sus ciudadanos en el extranjero. Facilitando la ciudadanía y el empoderamiento político, haciendo partícipe al migrante de la toma de decisiones y la política del país del que, años atrás, emigró. La política de la quinta región, a mi entender, fue sintetizada en la intervención de uno de los asistentes al acto “ahora puedo decir con orgullo que soy Ecuatoriano, por que cuando he tenido problemas mi país me ha ayudado, soy algo más que un emigrante que envía remesas, si tengo un problema mi Estado me ayuda”.

Share on Facebook