La sombra argelina en el conflicto del Sáhara

Safia Abahaj, Rabat.
En su informe sobre el Sahara, el Secretario General de la ONU, Ban KI-Moon rechazó prorrogar el mandato de la MINURSO para la supervisión de los derechos humanos, haciendo así referencia a su respaldo a la Unión Africana (UA).
Las primeras noticias del Consejo de Seguridad en Nueva York, han sido en gran medida muy tranquilizadoras. El informe presentado anualmente por el Secretario General de la ONU, en esta ocasión simplemente se ignoró la ‘recomendación’ presentada por Argelia en la cual se solicitaba la ampliación del mandato del MINURSO.
Este rechazo apoyado por el Reino de Marruecos, que se opone ferozmente a cualquier extensión del mandato de las fuerzas de paz de la ONU para supervisar los derechos humanos en la región del Sáhara, considerando que tal maniobra estaría en contradicción con los principios de alto el fuego firmado el 15 de octubre de 1991 bajo los auspicios de la ONU, cuyo objetivo es conseguir un proceso de negociación, que se inició en 2007 en Manhasset (Nueva York) con una iniciativa marroquí para otorgar un estatuto de autonomía para el Sáhara.

image
El Rey Mohamed VI y el Presidente Abdelaziz Boutaflika

Asimismo el discurso real del 6 de noviembre de 2014 no podría ser más firme: basado en el mantenimiento del principio del alto el fuego del año 1991 así como en los parámetros de negociaciones iniciadas en 2007 sobre la base de crear una autonomía amplia en la región; negociaciones congeladas desde el año 2008 debido a la posición negativa de Argel, la cual no ha escatimado esfuerzos para hacer sombra a la propuesta marroquí, bien acogida por el Consejo de Seguridad como una alternativa “creíble” y “realista” al conflicto del Sáhara.
Otra revelación del Consejo de Seguridad, es la apertura de una representación del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Rabat. La propuesta, del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon en su nuevo informe anual, será planteada en una visita a Marruecos que se llevará a cabo el 13 de abril del 2015, por el Alto Comisionado de Derechos Humanos, el Emir Zeïd al-Ra’ad.
Cabe mencionar que la misión de este mecanismo de la ONU será apoyar en general los esfuerzos del Reino para consolidar aún más el estado de derecho y fortalecer los logros alcanzados en materia de derechos humanos. Esta representación de la ONU tendrá su sede en la capital del reino.
El ACNUDH, representada en el Medio Oriente por su oficina en el Líbano, tendrá ahora representación en África, a través de su futura oficina en Rabat. La presencia de una representación de la ONU en Rabat pondrá fin a las falsas acusaciones del lobby argelino separatista sobre las supuestas “violaciones” de los derechos humanos en el Sáhara.
Admitiendo la necesidad de un nuevo enfoque basado en la “neutralidad” y “objetividad” de la cuestión de los Derechos Humanos, el Secretario General de la ONU reconoce de facto que hay errores cometidos en el procedimiento que han favorecido a la propaganda separatista que no escatiman esfuerzos para engañar al mundo sobre falsas acusaciones sobre la política marroquí en la cuestión del Sáhara.
Una nueva ronda de guerra diplomática entre las partes del conflicto ganado por Marruecos ante las Naciones Unidas. A día de hoy, el Frente Polisario aún no ha presentado ante el Consejo de Seguridad el censo de los campamentos de Tinduf apoyados por la negativa de Argel.
Por otro lado, el escándalo del desvío de la ayuda humanitaria, dio a conocer recientemente la lucha de la Oficina Europea contra el fraude (OFL). El fraude en la asistencia humanitaria es lo que permitió a varios mandatarios argelinos a adquirir viviendas de lujo en Marbella mientras la población saharaui es privada de sus derechos básicos de la vida.

Share on Facebook