Dominio

Rosa Ruiz Esteban*

Día a día va subiendo la temperatura ambiental y electoral. Poco a poco nos vamos acercando al día señalado, con esa febril y obsesiva calentura por ganar el podio del dominio. Un dominio inverso e incongruente, ya que debería ser el pueblo quien estuviera en el estrado y los políticos en la calle, limpiando las basuras arrojadas durante sus mandatos.

image
Líderes políticos

Es difícil hacer las cosas bien. Y muy fácil oscurecer las esperanzas de quienes queman las suelas de los zapatos buscando empleo, de todos aquellos que cada día acuden a comedores sociales, de los sin techos, sin medicamentos, sin, sin…
La gente ya no sabe qué hacer, si botar de indignación o no votar, hasta ahora, el resultado de ambas cosas ha sido el mismo. Y, tal vez, como se dice en las redes: “Cuando nos quiten el sofá nos levantaremos”.
Pero, yo espero que eso no llegue nunca, creo en el orden, en la posibilidad de un verdadero orden de todas las cosas desconcertadas. Ese orden que ajustará todo, para fluir las ideas y proyectos en todas las direcciones, sin enfangarse en tanta sucia charca.
Cuatro años dan mucho juego. Algunos dirían que es poco tiempo para robar. A otros les parecería una eternidad, por tener que dormir en la calle a la intemperie sobre una acera o un banco de piedra, con los pies desnudos y nada que comer.
Desde aquí, mi humilde llamamiento a todos los políticos para que gestionen adecuadamente los negocios del territorio español.

Rosa Ruiz Esteban es escritora, su último libro se titula «EN PATERA A LA CASA REAL»

Share on Facebook