España mejora sus previsiones de crecimiento según la Comisión Europea

Correo Madrid, Agencias

Según la agencia Reuters  la Comisión Europea elevó el martes sus previsiones de crecimiento para España gracias a la mejora prevista en el mercado laboral y la mayor confianza en la economía del país.

Sede de la Comisión Europea
Sede de la Comisión Europea

Sin embargo, la inflación anual estimada del IPC en abril de 2015 es del  –0,6%, de acuerdo con el indicador adelantado elaborado por el INE.  Desde junio del año pasado España sufre una inflación negativa con  cambios a la alza. El mes de marzo era de un 0,7 negativo y para el mes  que viene las previsiones apuntan a la bajada de un -0,5% .  Muchos  apuntan a que es una deflación, pero no podemos hablar de deflación  aún. La inflación negativa suele ser un decrecimiento temporal del  IPCA, debido a una caída de los precios más volátiles de su cesta de  bienes y servicios, como los combustibles, los bienes de consumo  perecederos, u otros, comparados con sus precios un año antes, como  podría estar ocurriendo hoy en España.

La deflación, por el contrario, es una caída generalizada del nivel total de bienes y servicios incluidos en el IPCA, produciéndose inflaciones negativas año tras año. Está provocada por una caída drástica y prolongada de la demanda interna agregada de bienes y servicios. La deflación es un peligro para un país, reduce  la confianza de los consumidores. Cuando los precios bajan se reduce el consumo porque se tiende a pensar que en el futuro bajarán más y por tanto se reduce el consumo, existe así un bucle del cual es difícil salir.

Por otro lado, la Comisión Europea ha asegurado que España incumplirá con la cifra de déficit pactada para 2015 (un 4,2 por ciento) y que éste alcanzará el 4,5 por ciento del PIB.  Para 2016, el crecimiento se ralentizará al 2,6 por ciento, una décima más que lo previsto hace tres meses y también por debajo del 3 por ciento pronosticado por el Ejecutivo español el pasado jueves.

“Después de una larga recesión, el crecimiento volvió a España en 2014. Este crecimiento se espera que gane fuerza, apoyado en unas mejores perspectivas del mercado laboral, las mejores condiciones financieras y la renovada confianza, aunque también ayudado por el favorable comportamiento exterior y una política fiscal menos restrictiva”, indico la CE en sus previsiones de primavera.

Y en el mercado laboral el número de parados baja este trimestre en 13.100 personas respecto al cuarto (variación del –0,24%) y se sitúa en 5.444.600. En términos desestacionalizados la variación trimestral es del –2,51%. En los 12 últimos meses el paro ha disminuido en 488.700 personas.  Pero la ocupación baja este trimestre en 143.500 en el empleo privado y sube un 29.200 en el público, lo que se traduce que se destruye más empleo del que se crea.

El total de asalariados con contrato indefinido aumenta en 25.300 este trimestre, mientras que el de asalariados con contrato temporal baja en 114.500. En el último año el empleo indefinido se ha incrementado en 289.700 personas y el temporal en 174.800. El número de trabajadores por cuenta propia disminuye en 23.000 este trimestre y aumenta en 40.700 en los 12 últimos meses.

La ocupación aumenta este trimestre en la Construcción (30.300 más) y la Industria (2.300), y baja en los Servicios (135.400 menos) y la Agricultura (11.500). El modelo económico parece no cambiar, se sigue apostando por el sector de construcción. En el último año ha subido en los Servicios (334.900 ocupados más), la Industria (142.500) y la Construcción (118.500) y ha descendido en la Agricultura (91.700 menos).

A pesar de la pequeña mejora en las tasas del paro los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentan este trimestre en 27.300, hasta un total de 1.793.600. Por su parte, el número de hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados disminuyen en 18.700, hasta 9.091.400. El trabajo que se está creando es  de baja calidad y en condiciones de precariedad, en el último año el trabajo el temporal  aumentó en 174.800. El trabajo temporal  en una sociedad aterrada por la crisis  causa que los ciudadanos no tengan previsiones para el futuro, sino que todo su consumo está planificado a corto plazo calculando según la confianza que tengan en su trabajo y el miedo al despido, ésto produce que no exista consumo para largo plazo.

No obstante, la Comisión mejoró sólo ligeramente sus previsiones sobre el empleo, estimando una tasa de paro del 22,4 por ciento (22,5 por ciento hace tres meses) en 2015, cifra que caerá al 20,5 por ciento en 2016, dos décimas menos de lo previsto anteriormente.

 

Share on Facebook