Todo emigra

emigrantes españoles en los años cincuenta

Rosa Ruiz Esteban*

La emigración no es un fenómeno humano puntual y concreto de unas zonas determinadas del planeta a otras. ¡No! Es algo general. Todo emigra, las personas, los animales, el dinero sucio, los ahorros más limpios, los eruditos, las empresas…, todo se mueve de allá para acá con la intención de mejorar o con otras menos evidentes.

emigrantes españoles en los años cincuenta
emigrantes españoles en los años cincuenta

La gente cambia con afán de optimizar sus vidas o circunstancias.

El dinero camina a paraísos fiscales más seguros que los vituperables bancos españoles.

Las empresas españolas cierran talleres, contratan mano de obra más barata fuera de las fronteras nacionales. Otros directamente ubican sus instalaciones allí donde los costes e impuestos son más reducidos.

Al final todo es un trasiego de persecuciones diferentes, donde lo humano es castigado y lo material es premiado y elogiado por ser el “Don” que mueve el mundo. Y es el mundo quien castiga o premia a la ligera, la invasión masiva de los llamados irregulares. Cuando irregular es todo o nada, dependiendo de los ojos que lo miren.

Pero si algo debiera señalarse como ilegal son esas fugas de capitales sustraídos opacamente y guardados  aparente a buen recaudo, mismo que el país, empresas y habitantes se hundan totalmente.

 

*Rosa Ruiz Esteban es autora del libro «EN PATERA A LA CASA REAL»