Los países del golfo inauguran una nueva etapa en sus relaciones diplomáticas

El Emir de Qatar concluyó su visita relámpago al emirato de Abu Dhabi este lunes a mediodía y en la cuál se reunió con el príncipe heredero del emirato, El Jeque Mohamed Bin Zayed Al Nahyan.

JLa agencia official de noticias de Qatar aseguró que los dos mandatarios tartaron los desafíos regionales  a los que se enfrentan los dos países. Las relaciones entre Emiratos Árabes y Qatar sufrieron un notable deterioro después del estallido de la primavera árabe, especialmente en el tema egipcio donde qataries y emiraties mantienen posiciones muy enfrentadas, los Emiratos Árabes Unidos son los principales aliados  del gobierno de Abdelfattah Al sisi, algo que se ha traducido en la generosa ayuda económica que recibió Egipto por parte de Abu Dhabi, además de la cruzada que emprendió contra los adversarios del gobierno de El Cairo, sobre todo los hermanos musulmanes.

image
El Emir de Qatar y El principe heredero de Abu Dhabi

La apuesta de los Emiratos Árabes Unidos por Al Sisi le hizo chocar con los intereses de Doha que en cambio defendió la inclusión de los movimientos islamistas dentro de los procesos políticos en Oriente Medio.

No obstante las relaciones entre Doha y Abu Dhabi empezaron a replantearse a finales del año pasado cuando Qatar acogió la cumbre de los países del Consejo de Cooperación del Golfo y aunque  los gestos que siguieron dicha cumbre fueron mínimos el cambio se notó sobre todo en los medios de comunicación afines a los dos países que empezaron a bajar el ritmo y la frecuencia de los ataques que tenían a los medios de comunicación como campo de batalla.

La visita del Emir de Qatar se produce seis meses después de la que mantuvo el príncipe heredero de Abu Dhabi y en la cual éste invitó al Emir a visitar el Emirato, pero para ello las autoridades de Qatar  tenían dos condiciones urgentes encima de la mesa, primero parar la campaña de los ataques que orquestan los Emiraties donde uno de sus principales objetivos fue poner en duda la organización del mundial del año 2022 que acogerá Doha y segundo dejar libres a los ciudadanos qataries detenidos en los Emiratos y acusados de espiar y difamar a los símbolos nacionales de los Emiratos.

Hay que resaltar, además, que la visita del Emir de Qatar se produce pocos días después de la visita que mantuvo a Doha el segundo en la línea de sucesión al trono en el Reino de Arabia Saudí, el príncipe Mohamed Bin Salman. Algo que hace pensar que los tres jóvenes mandatarios trabajan para forjar una diplomacia común de las países del CCG, máxime cuando la región vive uno de sus momentos de mayor inestabilidad.

Muchos analistas en la región aseguran que la rivalidad entre Qatar y Los Emiratos Árabes Unidos superó todo lo previsto y no puede ir a más. Las diferencias entre ambos países debilita seriamente el papel que puede desempeñar el CCG y para atajar este problema Riyad pone todo su empeño para acabar con la polarización dentro del seno del CCG, algo que explica la visita del príncipe Mohamed Bin Salam a Doha y acto seguido la vista del Emir de Qatar al Emirato de Abu Dhabi.

The following two tabs change content below.