Marruecos envia a más de 500 imanes al extranjero para asesorar a sus nacionales

Correo Madrid

Marruecos envió a 516 imanes y predicadores a diferentes países occidentales, esencialmente europeos, para prestar asesoría religiosa a sus emigrantes durante el mes de ayuno de Ramadán, informaron hoy a Efe fuentes del Ministerio marroquí de Asuntos Islámicos.

Minidtro de asuntos islámicos marroquí
Ministro marroquí de asuntos islámicos

La mayor parte de estos imanes fueron enviados a Francia (217 personas), un país con una fuerte presencia de la comunidad marroquí con 1,5 millones de personas, mientras que España, con una comunidad marroquí que ronda las 800.000 personas, recibió a 64 predicadores e imanes.

Los imanes y predicadores fueron repartidos en más de once países occidentales entre los que figuran Italia, Países Bajos, Alemania, Canadá y Estados Unidos.

Esta iniciativa fue llevada a cabo por el Ministerio de Asuntos Islámicos que se encargó de mandar a 296 religiosos, mientras que el resto fue movilizado por la Fundación Hasan II para los Marroquíes Residentes en el Extranjero, explicó la misma fuente.

Las personas enviadas representan diferentes perfiles: imanes, recitadores del Corán, consejeros sociales y universitarios.

Fuentes de la Fundación Hasan II dijeron a Efe que la misión de estos religiosos, entre los que figuran predicadores también, es garantizar un acompañamiento espiritual a la comunidad marroquí residentes en estos países durante el mes de Ramadán.

Las tareas de estos religiosos consistirá, entre otras, en dirigir la oración de Tarawih (oración nocturna especial que se realiza durante el Ramadán), animar encuentros y veladas religiosas para explicar el Corán o el islam moderado con el fin de ayudar a esta comunidad a cumplir sus rituales y combatir la expansión de ideas extremistas.

Marruecos abandera lo que llama «un islam malekita moderado» y con un componente sufí, por oposición a un islam salafista más extremista y restrictivo que está adquiriendo cada vez más influencia en el mundo árabe y también en el África subsahariana.

EFE

Share on Facebook