Cuando la UE se vuelve en contra de los propios europeos

Muchos temen que la UE se vuelva en contra de los objetivos por los que se ha creado

Rosa Ruiz Esteban*

La Unión Europea se creó sobre la base de la libertad de comercio entre sus miembros y con intención de liberar el comercio mundial, tanto de los países ricos como los pobres. La idea principal era convertir el comercio en una herramienta de desarrollo, no solo europeo, también mundial. Ayudando a crecer a los países subdesarrollados y erradicar la pobreza del planeta.

Muchos temen que la UE se vuelva en contra de los objetivos por los que se ha creado
Muchos temen que la UE se vuelva en contra de los objetivos por los que se ha creado

Pero contrariamente, se ha producido lo inverso a lo deseado.

El comercio se cae, la Unión Europea se resquebraja a la misma vez que sus bases de asentamiento. Ahora, nadie parece estar conforme con aquellos proyectos del inicio. Dado que las consecuencias han empezado a afectar al comercio interno de la U.E, que se suponía que iba a ser el impulsor de otros países.

Hace tiempo que los franceses iniciaron una guerra contra los productos agrícolas españoles. Esta semana han volcado las frutas en la misma puerta del Consulado de España en Burdeos. Esa es la forma de protestar no solo contra la importación masiva de los productos de la península Ibérica (especialmente las fresas), también contra la política económica comercial inicial de la UE. No sé si serán conscientes de ello, pero así es.

Visto está que nadie quiere renunciar a su bienestar para que otros crezcan. Bien visto está que la UE es una farsa, una utopía que favorece a algunos y fastidia a los otros, siendo los mismos a los que se les perjudica siempre, quedando indefensos y en situación de vulnerabilidad. Porque a los más débiles se les machaca sin piedad, aprovechando sus necesidades se les somete a la aceptación de créditos impagables y acuerdos insólitos.

*Rosa Ruiz Esteban es escritora

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook