El pentágono reevalua las amenazas de la seguridad nacional

Barack Obama

Said Jedidi, Rabat

El Pentágono acaba de publicar su “Estrategia militar nacional de Estados Unidos de América 2015”. El documento anuncia un desplazamiento del acento, hasta entonces convergido hacia los terroristas, hacia los actores estatales que contestan las normas internacionales. Es muy importante saber lo que estas palabras significan.

Barack Obama
Barack Obama

Los gobiernos que contestan las normas internacionales son estados soberanos que aplican políticas independientes de las de EEUU. Estos estados revisionistas son amenazas no porque proyectan atacar a Estados Unidos. El Pentágono admite que ni Rusia ni China tienen la intención de hacerlo, sino porque, precisamente son in dependientes. Con otros términos: la norma es la dependencia respecto a Washington.

Asegúrense de comprender bien este punto: la amenaza es la existencia de Estados soberanos, cuya independencia de acción hace de los Estados revisionistas. Dicho con otras palabras: su independencia no corresponde a la doctrina neo-conservadora de la potencia única que declara que solo Estados Unidos tienen el derecho a la in dependencia. La hegemonía conferida a Washington por la Historia dictamina que ningún otro país pueda ser independiente en sus acciones.

El informe del Pentágono establece que los principales Estados revisionistas son Rusia, China e Irán aunque se pone el acento en Rusia. EEUU espera engatusar a China, a pesar de la tensión respecto a la región de Asia-Pacifico provocada por ésta al defender sus intereses en su esfera de influencia, una defensa incompatible con el derecho internacional (según Washington, el gran violador del derecho internacional) atrayendo el resto del mercado de los consumidores americanos. Se puede decir que aún no es absolutamente seguro que Irán haya escapado al destino de Irak, Afganistán; Libia o Siria ni al de Somalia, Yemen, Pakistán; Ucrania y en tanto que cómplice, a Palestina.

El informe del Pentágono es lo suficientemente audaz en su hipocresía, ya que todas las declaraciones que proceden de Washington afirman que EEUU y sus vasallos o pleitesías “apoyan las instituciones y los procesos establecidos cuyo objetivo es prevenir los conflictos, respetar la soberanía y promover los derechos humanos”.

¡Fijen se! Lo dice un ejército de un gobierno que ha invadido, bombardeado y derrocado 11 gobiernos desde el régimen de Hill Clinton y que trabaja actualmente con vistas a derrocar los gobiernos legítimos de Armenia, Kirguistán, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Brasil,  la Argentina, Siria, Irak, el Yemen y Libia.

En este documento del Pentágono, Rusia está en el punto de mira “por no obrar conforme al derecho internacional”, lo que quiere decir que Rusia no sigue ni acepta ni acata el liderazgo de Estados Unidos.

O sea: que se trata de un informe redactado por neoconservadores, destinado a provocar una guerra con Rusia.

Por más que se analice este documento del Pentágono, la única evidencia es que se trata de una justificación de la guerra, aun y siempre la guerra. Sin guerra y sin conquista, los americanos no se sienten en seguridad.