Empecé Ramadán cosiendo días

Ramadán es el cuarto pilar del Islam

Ikram Khalia Laakel, 34 años Madrid

Mi primer recuerdo del ayuno del mes de Ramadán remonta a mi corta edad, tendría unos 5 o 6 años recuerdo a mis padres retirados de la mesa del almuerzo, nos parecía raro, preguntábamos y nos decían que no podemos,  simplemente no podemos.

Fue un año más tarde cuando en la ciudad de mis padres, Tánger un verano sobre el mes de junio. Vivimos el Ramadán y allí empezó mi curiosidad y la odisea de hacer lo que los niños de las casas vecinas hacían, coser días!

Ramadán es el cuarto pilar del Islam
Ramadán es el cuarto pilar del Islam

Así fue, me explicaron que solo cuando fuese mayor podría hacerlo al completo y me daba envidia, pero yo no aguantaba más que medio día y a eso de las 13:00h buscaba ya la caja de los dulces que preparaban mis tías y escondían debajo de las camas, los dulces que serían para la fiesta del Eid, al terminar el Ramadán.

Empecé contando los medios y cosiendo imaginando como se podía coser un día con otro como si fuera con aguja e hilo. La imaginación me podía. Ese mes también aprendí a cantar una canción junto con los hijos de los vecinos.

Cada noche sacabamos un trozo de sabana, lo atabamos a las ventanas bajas y hacíamos una especie de tienda de campaña que llamabamos Jaima. Y todos juntos cantábamos:  shini ghada .ramadan , shini naklo? tmira, shni nsharbo? Lehrira ( Que será mañana? Ramadan, que comeros? Dátiles, que beberemos? Harira….)

Pero mi primer Ramadán completo llegaría ya con 12 años donde ya no se podía coser ni se podía decir hoy si Y mañana no, esto fue en Madrid en Marzo con mis compañeras del colegio saudí. Un Ramadán precioso lleno de rezos, de emociones y de espiritualidad. Un Ramadán donde las comidas de la madrugada eran en familia y donde los iftares (primera comida después de ayunar)  eran con todos los amigos. Y como a todos los niños de nuestra edad, ocurría que se nos olvidaba y bebíamos. Caminábamos por la cocina una y otra vez y recordábamos que estábamos en ayunas. Recuerdo que preguntaba a mi madre sobre los alimentos que se podían comer en Ramadán, yo citaba listas muy largas pero la respuesta de mi madre siempre era la misma: No.

Share on Facebook