En mi primer día de Ramadán me puse a leer libros

Ramadán es el cuarto pilar del Islam

Ibrahim Mihad, 13 años Getafe (Madrid)

Mi primer día de ramadán fue hace unos 3 años. Me levanté a las 4:30 me lavé lacara con agua fría, comí y volví a mi cama a dormir. Por la mañana mi hermana pequeña Salwa estaba desayunando, pero no me importaba, no tenía hambre.

Ramadán es el cuarto pilar del Islam
Ramadán es el cuarto pilar del Islam

Yo me entretenía leyendo y pasé la mañana leyendo un libro de Richard Castle. A la hora de la comida mi hermana se fue a comer y  en ese momento tenía mucha hambre y sed. Seguí leyendo el libro que tenía en mis manos, aunque la concentración ya se había perdido horas antes. A las 6 me fui al parque a jugar a fútbol con mis amigos. No todos mis amigos eran musulmanes y por supuesto no hacían el Ramadán. Algunos me decían que  comiese que nadie me iba a ver pero pasé de ellos. Cuando faltaban 20 minutos mis padres me llamaron por teléfono para irme ya para casa. Cuando llegué esperé un poco y en cuestión de minutos escuché la llamada del almuecín, aquella voz significaba que ya podía comer tranquilamente. No esperé mucho y me puso a probar de todo lo que había en la mesa.

Mucha gente piensa que en el mes de Ramadán comemos poco porque solo podemos hacerlo de noche, pero esto creo que no es cierto, por lo menos en mi caso no es así. Lo que como al anochecer, líquidos y dulces sobre todo, no lo suelo comer en ningún otro momento. Por la noche los niños solemos acompañar a nuestros padres a las mezquitas para llevar a cabo el último rezo del día. Es asi como vamos conociendo a otros niños y adultos que hacen el Ramadán.

El ayuno del mes de Ramadán siempre me ha dado fuerzas, ahora lo hago casi todo, todos los años voy mejorando y el Ramadán me va acompañando para el resto de mi vida.

Share on Facebook