Entendiendo el Yihad

Yihad es no perder la paciencia aun cuando uno es agredido de ignorancia

Laila Rattab Hammouche

Es habitual observar intentos de esclarecer conceptos árabes islámicos, y desgranar significantes y significados entre los musulmanes de todas partes. El origen etimológico de las palabras forma parte del conocimiento islámico; todo aquel que se acerca al conocimiento de las ciencias islámicas (que intentan interpretar el Corán y la Tradición Profética) realiza un contacto con el significado semiótico de las palabras que recoge el Corán en árabe. Y esto es debido a la inmensidad casi inabarcable de la semántica de la lengua árabe. Frecuentemente, las palabras en árabe sólo se pueden traducir a otros idiomas utilizando varias. La lengua árabe, es de las lenguas que más sinónimos tienen. Y eso, cualquier lingüista afirmará, obedece a la gran riqueza de esta lengua que se caracteriza por esta cualidad. Por ejemplo, en árabe la palabra ‘león’ tiene decenas de acepciones, como; asad, qaisar, fahad, fadi, Haidar… etc.

Yihad es no perder la paciencia aun cuando uno es agredido de ignorancia
Yihad es no perder la paciencia aun cuando uno es agredido de ignorancia

Ha sido también recurrente desde años atrás el intento de todos por entender algunos conceptos islámicos desde el mundo Occidental. Como por ejemplo, la palabra ‘Yihad’. La palabra Yihad viene de la raíz yuhd que significa literalmente esfuerzo. En la física eléctrica, tal y como se estudia en lengua árabe, el ‘yuhd’ representa la energía concentrada en un punto concreto. Por ejemplo, en un río que nace desde un punto elevado que prosigue descendiendo, y donde hay piedras, rocas y/o ramas de árboles en medio de su trayectoria que obstaculizan la corriente de agua, el ‘yuhd’ representa, como hemos dicho, la energía concentrada en un punto concreto, es decir, en el recorrido de este río, el ‘yuhd’ alcanza su punto máximo en el nacimiento del río y es el mínimo en la desembocadura. Yuhd es, la Potencia, y se mide en Voltios. Yahada es el verbo de la raíz ‘yuhd’ y Yihad es el sustantivo, que significa; ‘hacer el esfuerzo’ o ‘esforzarse’. El único  contexto de violencia contemplable en la tradición islámica, es el de la legítima defensa. El YIHAD, y no ‘La Yihad’ (que guarda sin duda un intento de analogía lingüística a ‘la guerra santa’) en este contexto pues, es el de ‘hacer el esfuerzo de combatir la injusticia, hacer el esfuerzo de defenderse del agresor violento’.

Fuera del contexto de la legítima defensa, yihad, o ‘hacer el esfuerzo’, significa eso mismo. Lingüísticamente, pero sobretodo islámicamente, el Yihad significa; hacer el esfuerzo de vencer los propios miedos, hacer el esfuerzo de corregir los defectos propios, hacer el esfuerzo de no juzgar a los demás, hacer el esfuerzo de pensar en los demás, hacer el esfuerzo de sobrellevar las desgracias, las enfermedades, la escasez. Hacer el esfuerzo de justificar y no pensar mal de los demás, o como decía un sabio musulmán de antaño; (Si te decepciona algo de tu hermano búscale 100 excusas, y si ni así te convences, di; ‘alguna justificación debe haber que yo no sé’).

Yihad significa hacer el esfuerzo de corregir injusticias, o de intentarlo en la medida de nuestras capacidades. Dijo el Profeta Muhammad: (Quien de vosotros vea un hecho repudiable, que lo cambie (intente) con su mano, si no pudiera entonces (que lo intente aconsejando) con palabras, y si no pudiera, entonces (lo repruebe) en su corazón, y esto es lo más débil de la fe).

Yihad es levantarse todas las mañanas con optimismo, Yihad es que el estudiante no pierda la motivación por aprender, Yihad es lo que hacen cada segundo de las 24 horas del día las amas de casa(o lo intentan),  las madres y los padres. Yihad es pagar impuestos sin resquemor, Yihad es que el poderoso no abuse de poder. Que el juez sea imparcial, Yihad es el trabajo del médico, por ejemplo. O el de un bombero… Yihad es no perder la paciencia aun cuando uno es agredido de ignorancia. Es poner a la adversidad buena cara (La sonrisa equivale a la limosna) Dicho del Profeta Muhammad.

Yihad es armarse de valentía y reconocer tu feo. Yihad es lo que retuerce el ego, Yihad es lo que cuesta. Alistarse al odio, drogarse para venirse arriba y derribar a otro, eso, por doloroso que sea para nosotros, es lo fácil. Eso, es ser proxeneta de tu religión, es prostituirla a merced de los intereses de poderosos que no les mueve el bien de sus correligionarios, sino sus intereses egoístas y geoestratégicos. Eso no es Yihad.

Hagamos pues todos, el esfuerzo de cuidar las palabras. De no prostituir conceptos tan bonitos y profundos como el del Yihad.

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook