El auténtico americano

Donald Trump es el candidato favorito de los republicanos

Said Jedidi

Desde hace días todo el mundo habla, pero de diferente tono y de diversa “leche”. todos hasta el mismísimo presidente Obama. En Israel, por ejemplo casi constituía la noticia del año. Y es que para la entidad sionista esto entra en sus usos y costumbres.

¡Ah, se me ha olvidado decirles de qué se trata! Pero seguramente la inmensa mayoría de mis lectores ya lo saben: el candidato republicano Donald J. Trump ha reclamado una prohibición de la entrada a Estados Unidos a los musulmanes (todos los musulmanes, menos sus socios en sus negocios).

Donald Trump es el candidato favorito de los republicanos
Donald Trump es el candidato favorito de los republicanos

Para muchos musulmanes esto sería la solución para contrarrestar casi todas las desgracias del mundo arabo-musulmán, entre ellas los negocios con el impero Trumps.

Y es que, como reza el refrán marroquí: “la mosca es ilícita, sus intestinos lícitos”. O lo que, en este caso “trumpsiano”, igual: los musulmanes son malos (ilícitos), sus petrodólares, buenos (lícitos). Lo curioso, no obstante, es que su exigencia de índole electoralista parece tener algo que ver con el terrorismo llamado en Occidente “islamista” a pesar de que él como sus compatriotas y todo el mundo sabe quién financia, apoya, impulsa, arma y protege este terrorismo.

El dólar no tiene religión ni valores morales. Los hay que no tienen ni amigos ni enemigos, solo intereses. Él, Donald J. Trump; ejemplo de Estos Estados Unidos que “protegen “ a muchos países árabes y amenazan a muchos otros; nada en dólares, gracias a los que todos Ustedes conocen, porque tiene una ínfima probabilidad de ser presidente de estados Unidos.

Ahora bien; él, expresa en voz alta lo que muchos de sus compatriotas, políticos y altos dirigentes piensan en voz baja.

Pero, obviamente la responsabilidad del desequilibrado mental Trumps es compartida con los que tratan con él, haciéndole ganar miles de millones de dólares a expensas de un mundo musulmán, hambriento, desnudo y ultrajado.

Una responsabilidad que ilustra la inmoralidad moral, religiosa e intelectual de sus socios árabes, que, en este caso como en muchos otros, coinciden con la manera de pensar y de concebir sionistas.

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook