El camino más corto para adueñarse de lo público

Rosa Ruiz Esteban*

Me llegan correos de «Correos», para decirme que quieren acabar con esta empresa, medio pública, medio privada. Bajo la ficticia noticia, en expansión, de que no funciona como debiera y de que por culpa de Internet ya no se envían postales, ni cartas. Y por todo ello, su existencia no tiene sentido. Pero, nunca las noticias estuvieron más lejos de la realidad.

correos

Los trabajadores de Correos dicen, que realmente el concepto de empresa ha variado en cierta medida, por la reducción del carteo, pero el volumen laboral ha aumentado por las compras por Internet, las cuales en fechas concretas, como son las navideñas, les sobrepasan para la cantidad de trabajadores en plantilla, la cual lleva cuatro años sin cubrir las plazas vacantes, dado que los sindicatos, que debieran defender a los trabajadores, están vendidos y negocian con el patrón en perjuicio del obrero, lo que lleva a estar más desbordados que nunca de trabajo.

Las anécdotas de otros años, como por ejemplo el pasado, son de risa. Las compras que la gente hizo  (vestido para nochevieja…) y esperaban recibir antes de navidad, las recibieron para finales de febrero debido a la escasez de trabajadores.

Según me cuentan, el bulo que circula, es una estrategia de mercado basada en devaluar un producto realmente bueno, que pretenden vender a dos euros, a algún primo o amiguete de turno. Algo que no nos sorprende a nadie, por ser una técnica vieja y muy practicada en este país de jetas, donde se premia la sinvergonzonería, de la que hay auténticas competiciones.

*Rosa Ruiz Esteban es escritora

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook