Tiempos de incoherencias

Las noticias de cada día pretenden condicionarnos

Rosa Ruiz de Esteban*

Son tiempos difíciles,  dónde nada parece lo que es. Los bombardeos de noticias manipuladas, lo único que intentan es condicionar nuestros pensamientos, sentimientos y decisiones. Y ante la poca o escasa reflexibilidad, avanzan ganando un terreno que se vuelve contra los ciudadanos de a pie.

Las noticias de cada día pretenden condicionarnos
Las noticias de cada día pretenden condicionarnos

Ya no se habla de los refugiados sirios, esos que quedaron atrapados en los Balcanes, sin alimentos y sufriendo unas temperaturas de 15 grados bajo  cero.

La atención se ha desviado a los atentados de Paris y a la cumbre del clima, también celebrada en París, acompañada, una vez más, de las incoherencias de siempre. Por un lado se estima disminuir las emisiones o niveles de anhídrido carbónico. En Tanto, los presidentes de turno, utilizan coches con emisiones elevadísimas. Tal es el caso de Obama, con su  particular “Bestia”, un auto con alto consumo de combustible. Y le cito a él, por ser el miembro más destacable de entre todos ellos. Pero no el único.

¿Qué quiero decir con esto?

Que nos perdemos en las exigencias de nuestros mandatarios y ante las comeduras de cocos, seguimos sus pautas como autómatas, en tanto ellos siguen caminando, destrozando todo al paso. Son como el caballo de Atila, que donde pisaba no crecía la hierba.

Inculpan a los demás, cuando ellos son los mayores responsables de los quebrantos del planeta. Y no admiten soliviantos, que les recuerdes sus fechorías. De admitirlos sería dar paso a una renovación o cambio de las circunstancias. Y evidentemente eso no les apetece, pues corren el riesgo de quedar fuera de juego.

Desde aquí, yo les recuerdo, que la voz de las minorías, es el grito de muchas almas dañadas, que ante las injusticias se sublevan para pedir lo que creen que les pertenece.

*Rosa Ruiz de Esteban es escritora

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook