La nueva política y la esperpéntica legislatura

Sarah B. Soualami Correa


 

Esta mañana ha dado comienzo a la XI legislatura democrática de España, una legislatura con bastantes peculiaridades y  con más expectación de las que se recuerdan.

Se estrena un nuevo tiempo en el que el Congreso de los diputados está compuesto por más jóvenes y  mujeres de la historia de la democracia española. Caras nuevas y nuevos gestos como llegar en bicicleta a la cámara baja o una banda de música que recorría la madrileña  plaza de las Cortes han hecho que la jornada fuera cuanto menos singular, pero sin duda el gesto que más ha llamado la atención ha sido el de la diputada de Podemos, Carolina Bescansa que acudió al escaño con su bebé, más comentado incluso que el hecho que tomara posesión el investigado por corrupción Gómez de la Serna que horas después pedía su baja del Partido Popular.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, mostraba su enfado en la radio protagonizando un show mediático a la par que intentaba trasladar el mensaje de que se había producido un pacto entre el Partido Popular y el Partido Socialista. El acuerdo se desarrolló entre Ciudadanos y el PSOE para la composición de la mesa del Congreso de los diputados, según el cual el socialista y ex lehendakari Patxi Lopez sería el presidente del Congreso, auto excluyéndose del mismo la formación morada al no querer renunciar a la propuesta de crear cuatro grupo parlamentarios con sus respectivas subvenciones.

En respuesta a Pablo Iglesias, el secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez exponía en la radio: “no podemos hacer del Congreso una cámara territorial, para eso está el Senado” en referencia a la negativa de que Podemos tuviera cuatro grupos diferenciando las candidaturas de Valencia, Cataluña y Galicia. En cuanto a las claves de una posible pacto para formar un gobierno progresista afirmó: “el derecho a decidir sí, el de todos los españoles” y recordó que para plantear un referéndum en Cataluña hay que proceder a la reforma de la Constitución Española primero.

Por su parte, el líder de Unidad Popular, Alberto Garzón recordó que apuesta por el diálogo entre fuerzas de izquierdas que impidan un acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos.

Minutos antes de comenzar la sesión  Pablo Iglesias y Albert Rivera protagonizaron un rifirrafe en el que el primero acusaba al líder de Ciudadanos de “estar mintiendo al electorado” y no comportarse como “la nueva política”. Albert por su parte, atribuía a Iglesias de estar montando “el numerito”.

Tras su elección en segunda vuelta como presidente del Congreso de los diputados, Patxi López en su intervención pidió “ayuda, colaboración y compromiso”, lanzando el mensaje de que “es más lo que nos une que lo que nos separa”.

Tras las votaciones, la polémica ha venido servida por la forma en la que los nuevos diputados (62%) acataron la Constitución para finalizar la sesión de Constitución que en vez de “prometer” o “jurar” añadieron: “Prometo acatar la Constitución y trabajar para cambiarla” entre otras, lo cual se desarrolló de la misma manera en el Senado donde el líder del PP catalán añadió: “lo juro como catalán y orgullosamente español”.

Comienza una legislatura imprevisible, con el Congreso de los diputados más fraccionado que nunca  y con el añadimiento de la incertidumbre de no conocer el nuevo gobierno. Habrá polémica para días, disfruten lo votado señores y señoras.

Share on Facebook