«Papá, tú me has enseñado a ser buena persona»

Rifkat El Hichou


 

 «Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas. Además has jugado muchísimo conmigo», «Os pido que no os separéis papá y mamá». Estás fueron las útimas palabras del pequeñp Diego Gónzalez antes de acabar con su vida. Diego era un niño de 11 años que como cualquier otro niño tenía sus sueños en esta vida, pero éstas se vieron interrumpidos por el acoso sufrido por sus compañeros, el pequeño fue víctima del acoso escolar y ¿Cuál fue el resultado?…Diego decidió acabar con su vida a consecuencia de la situación que vivía día a día en el colegío.

Trás ver esta trágica noticia hay que plantearse seriamente una cuestión y es que algo falla en la educación que recíben los niños, ya sea en sus hogares, colegío o instituto.

Las señales que dejan los insultos, burlas, marginación en los grupos o las peleas continuas entre los compañeros acaban siendo la clave del acoso escolar. Ante esta situación, hay que identificar ciertos factores, analizarlos a fondo y ver cómo solucionar este mal que ataca a los niños y jóvenes.

El acoso escolar no sólo afecta al alumno directamente, sino que también ataña a sus familiares, por ello, hay que detectarlo a tiempo aunque a veces se hace complicado debido a que las víctimas, por miedo, lo sufren en silencio.

Después de detectarlo hay que hacer un seguimiento muy cercano al asunto y hay que estar atento a cada cambio de actitud.

El acoso escolar no es un tema tan sencillo para no darle importancia. En ocasiones, este mal llega a dejar secuelas como la depresión o la fobia social. Para que un tema de acoso escolar llegue hasta el suicidio ha tenído que pasar por estas fases, pero nunca se llegó a plantear el trágico final de Diego Gónzalez, un final que nadie esperaba, pero ocurrió.

[news_list show_more=»on»]