Podemos forma un único grupo parlamentario y Compromis rompe su alianza con la formación

Fath El Hamzaoui


 

Hoy ha sido el último día para formar los grupos parlamentarios tras la sesión constitutiva del Congreso el día 13 de Enero. El reglamento del Congreso fija un plazo de cinco días, que al parecer no han sido insuficientes para negociar la formación de grupos parlamentarios, el partido protagonista en estos días ha sido Podemos con su propuesta de formar cuatro grupos diferentes. La polémica se ha desatado sobre todo con el enfrentamiento con el PSOE al no aceptar la propuesta de Pablo Iglesias.

Los socialistas se agarraron al reglamento del Congreso para no permitir la constitución de cuatro grupos que supondría una ventaja en cuanto al tiempo y las subvenciones para el partido morado.

La pregunta es: ¿Qué poder tiene un partido para no permitir la constitución de grupos parlamentarios ajenos al suyo’. Hay que señalar que el reglamento del Congreso recoge claramente las normas para  la formación de grupos parlamentarios. El artículo 23 afirma lo siguiente :

  1. Los Diputados, en número no inferior a quince, podrán constituirse en Grupo Parlamentario. Podrán también constituirse en Grupo Parlamentario los Diputados de una o varias formaciones políticas que, aun sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el quince por ciento de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el cinco por ciento de los emitidos en el conjunto de la Nación.

 

  1. En ningún caso pueden constituir Grupo Parlamentario separado Diputados que pertenezcan a un mismo partido. Tampoco podrán formar Grupo Parlamentario separado los Diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado.”

 

Los grupos que presentaba Podemos cumplen  el mínimo exigido excepto Compromis que obtuvo un resultado de 4 diputados.  Tres de los cuatro grupos cumplirían el punto 1 del artículo 23.  La duda estaría en el punto 2 que afirma que no podrán formar grupo los diputados que durante las elecciones pertenecieran a formaciones que no se hayan enfrentado ante el electorado.  Es una afirmación con muchas interpretaciones,  podríamos aceptar que haya muchas formas de entender enfrentamiento electoral, pongamos de ejemplo los partidos nacionalistas, los cuales no se han enfrentado por un proyecto  para el estado español, sino que  han reducido su competición electoral a una región determinada. No existiría un claro enfrentamiento electoral con otras formaciones. En todo caso, existe cierta ambigüedad en la segunda parte del artículo. Aquí es donde está el problema  que transciende del derecho a la política, a las formas de entender el diálogo, lo que tristemente escuchamos como “negociación”,  concepto que nos recuerda a la gestión del capital democrático del país, en lugar de establecer la democracia del diálogo.  El PSOE se agarró al poder acarreado por el futuro pacto para la investidura del presidente de gobierno y Sanchez se ha visto obligado a regalar un gesto a los varones críticos de su partido rechazando la dispersión de Podemos que a entender en palabras de Iñigo Errejón es la forma de  ver una realidad diferente, la que ha bautizado como una “España  Plurinacional”, de momento  Podemos ha perdido 4 de Compromis diputados que han decidido  no presentarse con la formación de Iglesias.

La creación de un único grupo parlamentario zanja la polémica y el conflicto con el PSOE, las palabras de Errejón no han sido fáciles de digerir para los socialistas,  su primera intervención como portavoz en el congreso ha sido muy dura con Sánchez.

Quizás sea el  final del conflicto entre ambos para seguir las conversaciones y llegar a un acuerdo para formar un gobierno progresista, o tal vez sea la clave para la ruptura definitiva,  de momento el resultado de la polémica le ha costado la pérdida de cuatro diputados a Podemos.

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook