Abdelilah Benkirán empieza sus primeros contactos para la formación de un nuevo gobierno

Correo Madrid


El líder del partido marroquí más votado, Abdelilah Benkiran ha empezado sus contactos para la formación de un nuevo tras recibir el encargo del rey Mohamed VI.

El pasado 7 de octubre los marroquíes acudieron a las urnas para elegir un nuevo gobierno para llevar las riendas del país en los próximos cinco años.

Esta vez los partidos minoritarios parecen dispuestos a subir sus exigencias para apoyar a los conservadores de Justicia y Desarrollo. Los líderes del Partido de la independencia (Istiklal) y el del Partido de La Unión Socialista de Las Fuerzas Populares se han reunido y han decidido trabajar conjuntamente a la hora de negociar con El PJD. En declaraciones de Driss Lachgar, secretarios del histórico Unión Socialista para Las Fuerzas Populares el encuentro que mantuvo con su homólogo Hamid Chabat es un claro mensaje político para el resto de actores y fuerzas, recordándoles que el bloque democrático lo configuran El Istiklal y el partido que el mismo dirige. Las Plabaras de Driss Lachgar poco sentido tienen cuando su partido sacó los peores resultados de su historia situándose en la marginalidad del sistema y el juego políticos. A su vez, Hamid Chabat se reunió, además, con el líder del PJD para mostrarle su predisposición para la formación de un nuevo gobierno.

Se trata de las segundas elecciones legislativas que se celebran desde la reforma constitucional llevada a cabo en el año 2011 en plena erupción de la primavera árabe.

Desde el primer momento Marruecos adoptó una estrategia reformista consistente en asimilar a todos los elementos de la oposición parlamentaria y el reconocimiento de un mayor protagonismo al parlamento y a los órganos elegidos por los ciudadanos.

Por primera vez en un país árabe un partido conservador inscrito en lo que se denomina islamismo político se presenta dos veces a las elecciones legislativas y se hace con el mayor número de votos y escaños sin que ello ponga en peligro la integridad del Estado y sus instituciones y sin  que este hecho haya pasado factura en una polarización social que se ha visto en más de un país árabe.

El Partido de Justicia y desarrollo se alzó con la victoria haciéndose con 125 escaños de los 495 que componen el parlamento marroquí, seguido por el Partido de la Autenticidad y Modernidad con 102 escaños mientras la tercera y cuarta posición  fueron ocupadas por el partido de la independencia y el partido de la agrupación nacional de los independientes sucesivamente.

Paradójico fue el caso del partido de La Unión Socialista de Fuerzas Populares  que se ha quedado en una posición residual  con tan solo 20 escaños.

Aunque En las pasadas elecciones legislativas en Marruecos participaron más de 25 partidos políticos, 12 partidos políticos, es decir, menos de la mitad han logrado la representación en el parlamento. Una cifra muy elevada que refleja la pluralidad política que existe en el país.

Los resultados han dejado un mapa político muy dividido pero gobernable a la vez. En Marruecos la tradición impone a los partidos mayoritarios buscar socios para llegar a pactos y coaliciones de gobierno. De momento, El rey Mohamed encargó a Abdelilah Benkiran, líder del partido más votado la formación del próximo gobierno.

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook

1 Trackback / Pingback

  1. Manifestaciones en Marruecos por el asesinato de un joven pescador

Comentarios cerrados.