Lagarde: «Los países del golfo tienen que apretarse más el cinturón»

Correo Madrid


El fondo monetario internacional pide a los países árabes del golfo seguir trabajando para hacer frente a la actual  crisis del petróleo. En el marco de su visita a la capital saudí para asistir a la reunión de los ministros de finanzas de los países del consejo de cooperación del golfo celebrada el pasado 26 del mes de octubre, La directora del FMI Christine Lagarde aseguró que los Estados del golfo debe reducir el gasto público para hacer frente al déficit en sus presupuestos. Lagarde propone medidas para promover el crecimiento y la empleabilidad, sobre todo de los jóvenes que representan el sector más numeroso de la población.

Las economías de los países del golfo arábigo dependen fuertemente de las exportaciones de petróleo y gas natural. Dos materias primas que aportaron  más del 80% de los ingresos al PIB de estas economías en la última década.

De las medidas llevadas a cabo para hacer frente a la situación que atraviesa el sector energético, Arabia Saudí empezó la emisión de bonos en dólares por primera vez en su historia. Las autoridades de Riad aseguran que hay una alta demanda estimada en 67 mil millones de dólares  para la compra de 17.5 mil millones de dólares a emitir en plazos de 5, 10 y 30 años a un interés que oscila entre el 2 y el 4.5%. La alta demanda  la  achacan los expertos a la confianza en la solvencia de la economía saudí.

Emiratos árabes Unidos lleva apostando por la diversificación de su economía desde hace  años y ha conseguido reducir la participación de los hidrocarburos en el conjunto de su economía que se ha transformado por completo en las últimas décadas. La economía emiratí pasó a depender exclusivamente de la exportación del petróleo a una economía donde esta materia prima supone menos del 30% de los ingresos.

Otros países como Qatar y Kuwait están adoptando la misma estrategia y apuestan por potenciar sus economías reduciendo el peso de los hidrocarburos.

La actual crisis que atraviesa el petróleo ha obligado a los países productores a ponerse de acuerdo para reducir la producción y con ello provocar una subida en los precios  como medida urgente. Aunque la tarea más complicada es la transformación de los sistemas económicos e implantar medidas que fomentan los sectores productivos.

 

Share on Facebook