Avalancha de juicios por corrupción contra el PP mientras Rajoy se prepara para gobernar

Correo Madrid


El ex ministro de Economía del PP, Rodrigo Rato, declaró ayer en el juicio de las tarjetas ‘black’ en una macro sala de la Audiencia Nacional en Madrid. Mientras, en una macro sala contigua, el ex tesorero del PP Luis Bárcenas se sentaba en el banquillo por Gürtel -el PP está procesado como partícipe a título lucrativo-. Y ayer también, dirigentes populares murcianos declararon ante el juez por el ‘caso Púnica’. Pese a estar ahogado por la corrupción, Mariano Rajoy se prepara para gobernar.

En las dos macro salas habilitadas por la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) coincidieron ayer 102 acusados. Aunque también había representantes de PSOE, IU y miembros de los sindicatos UGT y CC.OO. -en el caso de los 65 procesados por las tarjetas ‘black’ de Bankia-, la imagen representa un juicio global a una etapa del Partido Popular (PP), formación que gobierna ahora en España -en funciones- y que se prepara para repetir tras ganar los comicios del 26J.

En una de las salas, el turno de declaración fue ayer para Rodrigo Rato, presidente de Bankia de febrero de 2010 a mayo de 2012. Símbolo del milagro económico español de los gobiernos de José María Aznar (1996-2004), el ex ministro de Economía afronta una pena de cuatro años y medio de cárcel como responsable -junto a Miguel Blesa- de un sistema de retribución irregularque permitió gastar a los consejeros de la caja 15 millones de euros con sus tarjetas opacas. Rato aseguró que las tarjetas eran «legales», «parte de su sueldo», y que por eso «agotaba el límite del saldo».

Al lado, en una macro sala contigua, el ex tesorero del PP Luis Bárcenas ocupaba uno de los 37 asientos para los acusados de la causa principal del ‘caso Gürtel’ -‘Época I: 1999-2005’-. Además de él, otros dirigentes del partido y empresarios están acusados de formar una trama corruptaque sobornó a funcionarios de diferentes administraciones gobernadas por el PP para conseguir contratos públicos, cobró comisiones ilegales, infló las facturas de esos contratos, y creo una ‘Caja B’ en el partido. El propio PP está procesado como partícipe a título lucrativo. Bárcenas aportó un escrito que probaba que él no adjudicaba las obras, solo las pagaba.

A unos kilómetros de San Fernando de Henares, en Madrid, dirigentes del PP de Murcia declaraban a la misma hora ante el magistrado Eloy Velasco dentro del‘caso Púnica’, que investiga la adjudicación de contratos públicos a una trama empresarial liderada por el ex dirigente popular Francisco Granados a cambio de pagos y comisiones ilegales. Precisamente, este miércoles, el tribunal debe decidir si prorroga dos años la estancia en prisión de Granados, antiguo hombre de confianza de Esperanza Aguirre.

El grupo de asesores del presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, y de la senadora del PP, Pilar Barreiro, negaron al juez que en Murcia contrataran a la trama para mejorar su imagen en las redes sociales, como les acusa la Guardia Civil. Solo admitieron un contrato de publicidad por valor de 3.200 euros.

Gobierno seguro

Rodrigo Rato en Bankia, los ex tesoreros Luis Bárcenas y Ángel Sanchís en Gürtel, ex altos cargos del PP de Madrid y Murcia en ‘Púnica’… Mientras todos ellos coincidían ayer a la misma hora enlos juzgados de la Audiencia Nacional, el presidente Mariano Rajoy ganaba enteros para repetir al frente del Gobierno.

En el Congreso, el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, se reunió con el Grupo Parlamentario socialista. Ausentes Pedro Sánchez y César Luena, la mayoría de los 84 diputados socialistas se mostraron a favor de facilitar un Gobierno de Rajoy absteniéndose en su investidura. «Peor serían unas terceras elecciones», repite una y otra vez Fernández.

Si finalmente el Comité Federal del PSOE -pendiente de fecha- no cambia el ‘no’ por la abstención habrá terceras elecciones. Y en ese caso, las encuestas vaticinan que el PP ganará por más ventaja que la obtenida el 26J, mientras que el PSOE quedará relegado al tercer puesto, tras Unidos Podemos. Sea una opción y otra, Rajoy se prepara paga gobernar.

En el PP dan por amortizados los casos de corrupción que se juzgan en estos momentos. Desde Génova se ha distribuido a los dirigentes del partido un documento con los argumentos que deben utilizar para defenderse. El argumentario recalca que los acusados están ya fuera del partido, por lo que el PP ha actuado firmemente contra los corruptos.

Además, insiste a sus cuadros que subrayen que la justicia es igual para todos, y que en España«quién la hace, la paga, sea quién sea y se llame como se llame». También insiste en que el PP no está imputado en ningún procedimiento. «La presencia del PP se debe a la responsabilidad civil en una parte» de un procedimiento, asegura el PP.

En Génova dan por seguro que la coincidencia de estos juicios no afectará a las negociacionespara formar Gobierno. Incluso el PP está ahora en posición de exigir un acuerdo más amplio al PSOE, más allá de la mera investidura. Es el mensaje que ya está transmitiendo la cúpula del partido.

Fuente: Bez.es

[news_list show_more=»on»]

Share on Facebook