El Tribunal Superior del Reino Unido frena los planes del Brexit

El brexit sigue dando que hablar en El Reino Unido. El jueves pasado, el tribunal superior de justicia decidió que el gobierno británico debe preguntar al parlamento antes de iniciar los primeros pasos hacia la desconexión.

La decisión de la justicia no gustó al gobierno de Theresa May que aseguró que «no tiene intención de dejar que la sentencia descarrille el calendario que hemos establecido», dijo el portavoz oficial de la primera ministra inmediatamente después de conocerse el dictamen.

Todavía existe una enorme incertidumbre sobre la futura relación que van a mantener los ingleses con la Unión Europea. De momento lo que más parece preocupar a unos y otros son las pérdidas económicos que generaría la salida del Reino Unido de La UE.

El sector financiero es el más vulnerable  y puede sufrir una pérdida valorada en más de 22.5 mil millones de euros si se lleva a cabo un  Brexit restrictivo.

Una salida problemática de Londres  daría lugar a un nuevo marco de relaciones con menos ventajas  para los británicos a la hora de acceder al mercado único. Un hecho que supondría un golpe muy duro para las empresas británicas que exportan la mayoría de sus bienes y servicios a los estados que forman parte del mercado único.

Esta es la conclusión a la que ha llegado la consultora Oliver Wyman en un estudio que dio a conocer a principios del mes de octubre.

Según el mismo estudio, las perdidas afectarían a bancos minoristas, administradores de activos, aseguradoras y bancos de inversión. Además el efecto directo e indirecto sobre esta industria ascendería a unos 38.000 millones de libras esterlinas.

Si las empresas del sector financiero pierden el derecho a operar en los países que forman parte de la Unión Europea, más de 35.000 empleos podrían desaparecer de forma directa, mientras que el impacto indirecto supondría la destrucción de alrededor de  75.000 empleos.

En Inglaterra, el sector de la banca y las finanzas genera actualmente alrededor de 200.000 millones de libras en ingresos cada año y emplea a más de un millón de personas, Lo que convierte a Londres en el corazón financiero de Europa. Esta ventaja puede verse seriamente afectada por lo que se decida en los procesos de negociación sobre el futuro de la relación entre las dos partes.

Además de las conclusiones a las que ha llegado el informe de Oliver Wyman, el valor de la libra esterlina llegó a sus niveles más bajos en 30 años.

La primera ministra, Teresa May aseguró que su país se acogerá al artículo 50 del tratado de Lisboa que prevé un mecanismo para la retirada voluntaria y unilateral de un país de la Unión Europea. Un estado miembro que desee retirarse deberá notificar su intención al Consejo Europeo, que proporcionará las directrices para la celebración del acuerdo que establezca las disposiciones necesarias para la retirada.

El proceso de desconexión se espera que comience a finales de marzo del año que viene, dando lugar a un proceso de negociaciones sin precedentes.

La  marcha británica de la Unión Europea puede dar lugar a uno de los tratados más complejos que se firman en el continente europeo desde finales de la segunda guerra mundial y con ello se redefiniría las relaciones políticas y económicas entre los países de este continente y en el mundo.