Marruecos teme la presencia de los medios de comunicación en el Rif

José Luis Navazo es director del diario digital Correo diplomático, y Fernando Sanz Moreno es delegado de esta misma publicación en Madrid. Ambos estaban el pasado martes en Tetuán, en la casa que Navazo tiene en esta ciudad del norte de Marruecos. Discutían sobre posibles temas para publicar en el diario. De repente se presentaron tres miembros de la Dirección General de Seguridad Nacional, el organismo que se encarga de la vigilancia en el interior de Marruecos. Los tres agentes vestían de paisano y sin dar explicaciones obligaron a Navazo y Sanz Moreno a acompañarlos para expulsarlos del país. Así, de forma inmediata. Se da la circunstancia de que ambos reporteros habían informado recientemente sobre  Alhucemas.

“No puedes sacar la cámara, hay un ambiente prebélico”, asegura Sanz Moreno en alusión a la situación en Alhucemas, donde estuvo presente en la gran manifestación del 20 de julio.

Los dos periodistas relatan que los tres agentes les hicieron salir de casa “con lo que llevaban encima”. No pudieron coger absolutamente nada. “Ni siquiera nos pudimos llevar el móvil que se estaba cargando”, se quejan. Los trasladaron a la comisaría de Tetuán en una furgoneta blanca y, “sin más explicaciones”, los plantaron en la frontera con Ceuta.

Acreditación de prensa

Navazo reside en Tetuán desde hace 17 años y está casado con una funcionaria marroquí, con quien tiene dos hijos de nacionalidad española. Se pregunta si la expulsión es para siempre o temporal. “Tengo mi familia allí, los libros, una pequeña casa en la montaña … Toda una vida!”, Lamenta. El periodista, que dirige el diario Correo diplomático, reconoce que no dispone de una acreditación de prensa en Marruecos. “Pero como tantos otros periodistas que trabajan en el país!”, Se defiende. Y aclara que su colega, Sanz Moreno, sí se registró como reportero en el momento que viajó a Marruecos el 27 de junio pasado, e informó el ministerio de Comunicación que tenía previsto trabajar en Rabat, Tetuán e incluso también en Alhucemas. No se escondió de nada.

Correo Diplomático informó sobre las protestas del Rif. Publicó entrevistas a miembros del Movimiento Popular del Rif (MPR), pero también a autoridades locales como el alcalde de Alhucemas y miembros del gobierno, como el primer ministro Saadeddine Othmani. Sin embargo, después de la entrevista al líder de la revuelta Nasser Zafzafi, en las redes sociales aparecieron acusaciones contra Navazo que sostenían que trabajaba para los servicios secretos argelinos.

Sanz Moreno no entiende cuál es el motivo de la expulsión y, según asegura, su publicación ha intentado mostrar las dos partes del conflicto y también dar voz a Marruecos. El canciller de Tetuán y la embajada de España están informados sobre la expulsión de ambos reporteros y han explicado que están realizando “las gestiones oportunas”.

Navazo es un periodista conocido en Marruecos. Ejerce la profesión desde 2001, cuando informó del primer asentamiento de subsaharianos en la colina de Beliones, cerca de Ceuta. Además, tiene antepasados ​​en el Rif: se remontan al 1860 y tiene una tía enterrada.

“No pierdo la esperanza de que la cuestión se resuelva y pueda volver a Marruecos”, declara el director del digital. Ya tuvo prohibida la entrada al país en otra ocasión.

Reporteros Sin Fronteras

Sanz Moreno es la segunda vez que viaja a Marruecos este año y califica la expulsión de “marciana”. Reporteros Sin Fronteras acusó a las autoridades de Marruecos “de obstaculizar el trabajo de los reporteros que cubren las revueltas del Rif” en un comunicado de la directora del Norte de África, Yasmine Kacha.

Hasta ocho periodistas marroquíes han sido arrestados desde que comenzaron las manifestaciones en la región en octubre de 2016, a raíz de la trágica muerte del vendedor de pescado Mohcine Fikri. Otros reporteros se esconden desde la detención de Zafzafi el 29 de mayo; incluso un par han solicitado asilo político en España.

El director de Correo Diplomático asegura que le preocupa “la notable regresión de las libertades que vive Marruecos y que nadie haga nada para impedirlo”.

Navazo y Sanz Moreno son los primeros periodistas españoles expulsados ​​en los últimos años, pero Marruecos ya había hechado  fuera del país el 30 de mayo al argelino Jamel Alila, del diario El Watan, por trabajar en el Rif “sin autorización”.

Fuente: Redacción y ara.cat

Share on Facebook

1 Comentario

Comentarios cerrados.