Turquía conmemora el primer aniversario del fallido golpe de estado del 15 de julio

Este fin de semana, tiene lugar una gran cantidad de  eventos en toda Turquía para conmemorar  el día que sacudió al país y puso en riesgo su democracia naciente.  250 es el número de personas que perdieron sus vidas por los golpistas. Unas  fueron alcanzada por los disparos de los golpistas y muchas otras se dejaron la vida en la defensa de  la democracia el 15 de julio. Hoy Turquía recuerda unas y otras y recuerda al mundo y en concreto a aquellos países que aún no lo han hecho, la necesidad de entregar a los sospechosos de organizar, planificar o ayudar al fallido golpe de Estado que, en caso de haber progresado, podría haber provocado una guerra civil y con ello llevar el país al caos más absoluto.

La conmemoración es un momento en el que el país celebra el triunfo de  la voluntad del pueblo de superar las amenazas contra sus instituciones democráticamente elegidas y denunciar al Grupo  gülenista (FETÖ), acusado de orquestar el golpe a través de sus infiltrados en el ejército turco.

El fracaso de la intentona golpista supuso el triunfo de la voluntad popular que se reflejado reiteradamente en las urnas. Poco después de que el golpe de Estado fracasara, Turquía declaró el 15 de julio como el «Día de la Democracia y la Unidad Nacional».

Las ceremonias de conmemoración y otros eventos relacionados comenzaron el jueves con vigilias en los sitios donde las víctimas fueron asesinadas. El viernes, las oraciones fueron recitadas en la Mezquita de Millet dentro del Palacio Presidencial en la capital del país en memoria de  los mártires que perdieron su vida en el trágico día. Mientras el sábado, los eventos de todo el día continuarán hasta las primeras horas del 16 de julio en línea con la cronología de la evolución del fallido golpe de estado.

A diferencia de otras experiencias golpistas, el de julio destaca por su brutalidad. La intención era acabar con los logros democráticos de Turquía y de allí que los golpistas dirigieron sus ataques contra La Asamblea Nacional Turca  (TBMM),  que fue bombardeada por aviones de combate. La asamblea celebrará una sesión extraordinaria y se reunirá para recordar a los héroes caídos el 15 de julio.

Al mismo tiempo, los representantes de la nación condenaran el intento del fallido golpe de estado.

En Estambul, se espera que miles de personas asistan a la «Marcha de la Unidad Nacional» entre los lados asiáticos y europeos de la ciudad, a partir de las 18:30h  del sábado por la noche. La multitud cruzará el Puente de la Democracia y los Mártires del 15 de julio. El puente, originalmente conocido como el Puente del Bósforo, fue rebautizado en memoria de las víctimas del golpe después del 15 de julio.

El Presidente Recep Tayyip Erdoğan, acompañado por las familias de las víctimas y supervivientes, se unirá a la marcha. Se espera que se dirija a la multitud después de una recitación de oraciones y la proyección de un documental sobre el 15 de julio. Entre los actos programados para el presidente de la republica, está prevista  la inauguración de un monumento dedicado a las víctimas en la entrada del puente.

Las mezquitas también se suman a las conmemoraciones y a partir de las 00:30h dará comienza a una llamada a la oración, la hora en la que los golpistas emprendieron su plan hace exactamente un año y momento en que los muecines (persona encargada de llamar a la oración) a través de altavoces, comenzaron a recitar las oraciones el 15 de julio de 2016. Originalmente este tipo de llamadas fuera de tiempo se suelen hacer para alertar a los fieles de un próximo funeral, también se utiliza para advertir a la gente acerca de situaciones extraordinarias.

De hecho, los llamamientos fueron acompañados por un mensaje que avisaba a los ciudadanos del fracaso del golpe  y que la situación estaba «bajo control», llamando a la gente a «tomar las calles» por la democracia. Con esto, los turcos quieren recrear paso a paso  los sucesos de hace un año, cuando la gente participó en el «reloj de la democracia». Además, a través de un mensaje de FaceTime transmitido en vivo, el presidente Recep Tayyip Erdoğan pidió a la nación «tomar las calles» mientras el golpe se llevaba a cabo.

Durante un mes, millones de personas realizaron «manifestaciones en favor de la democracia» en 81 provincias cada noche en una muestra de apoyo a las instituciones. Las manifestaciones terminaron con una gran reunión que atrajo a cientos de miles de personas en el distrito de Yenikapı, en Estambul, donde también estaban presentes el presidente, el primer ministro, el jefe del ejército y los líderes de la oposición.

Share on Facebook