Palestina amenaza con poner fin a sus relaciones con Estados Unidos si Washington cierra la oficina de la OLP

Los palestinos congelarán sus vínculos con EE. UU. Si continúa con la amenaza de cerrar la oficina de la Organización de Liberación de Palestina en Washington, advirtió el sábado un alto funcionario de la OLP.

La sorpresiva movida estadounidense y la reacción palestina se produjeron en momentos en que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, busca negociar en su intento de lograr un escurridizo acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

Trump tiene un margen de 90 días para decidir sobre esta polémica.

Pero el secretario general de la OLP, Saeb Erekat asegura  que su organización había informado oficialmente a Washington que “suspenderíamos todas nuestras comunicaciones con esta administración estadounidense” si la oficina se cerraba.
La OLP, que la comunidad internacional considera que representa a todos los palestinos, debe tener su permiso para operar sus instalaciones en la capital estadounidense renovada cada seis meses.

El ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al-Malki, dijo que era la primera vez desde la década de 1980 que el Departamento de Estado se negaba a renovarlo.

Malki dijo a la AFP que los funcionarios palestinos habían recibido una carta de Washington hace dos días “que decía que el secretario de Estado no había encontrado motivos suficientes para mantener la oficina abierta”.

La amenaza viene en respuesta a las llamadas de Tel Aviv en septiembre para cerrar la delegación general de la OLP a los Estados Unidos.

Tillerson emite advertencia

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, emitió la advertencia después de que el presidente de la AP, Mahmoud Abbas, amenazó con ir a la Corte Penal Internacional (CPI) para investigar a Israel y tomar medidas contra los israelíes, según un informe de Associated Press.

Tillerson dijo que las declaraciones de Abbas para tomar medidas contra Israel en la Corte Penal Internacional iban en contra de la ley estadounidense.

Sin embargo, el informe de AP matizó que esto no era una amenaza inmediata, y que los estadounidenses seguían en contacto con la Autoridad Palestina con la esperanza de reanudar el proceso de paz israelo-palestino.

Los informes fueron confirmados por un funcionario del Departamento de Estado que en uña declaraciones al periódico israelí Haaretz aseguró  el viernes que no estaban “cortando las relaciones con la OLP, ni tenemos la intención de dejar de trabajar con la Autoridad Palestina”.

El funcionario estatal de Estados Unidos agregó: “En diciembre de 2015, el Congreso introdujo una nueva condición relativa a ciertas acciones palestinas relacionadas con la Corte Penal Internacional (CPI). El período de certificación más reciente finalizó en noviembre. No pudimos hacer una nueva certificación, y hemos notificado  a la OLP en consecuencia “.
El sábado, Maliki, de la AP, dijo que las amenazas de Washington eran un intento de ejercer presión política e intentar crear incertidumbre entre los líderes palestinos.

Maliki agregó que la Autoridad Palestina no cedería a la “extorsión” en relación con su misión diplomática en Washington o el proceso de paz con Israel.

En cambio, dijo que una decisión sobre la misión debería tomarse en consulta entre el Departamento de Estado y la Casa Blanca.

La OLP opera en Washington DC desde 1993. Al igual que otras administraciones estadounidenses, la oficina de Trump se ha mantenido en estrecho contacto con el embajador Hosam Zomlot, quien encabeza la misión de Washington y es un asesor cercano de Abbas.

Share on Facebook