Saad Hariri y su familia se preparan para viajar a Paris

Saad Hariri viajará a Francia con su familia “en los próximos días”, dijo una fuente presidencial francesa, después de que Beirut acusara a Arabia Saudita de detenerlo horas después  de su sorpresiva renuncia.

Ha aumentado la presión internacional para que Hariri regrese al Líbano después de su prolongada estancia en Arabia Saudita desde que anunció que deja su cargo en un discurso televisado desde Riyadh el 4 de noviembre, sumiendo a su país en crisis.

La presidencia francesa aseguró  que Hariri y su familia han sido “invitados” a Francia después de que el presidente Emmanuel Macron habló por teléfono con el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman y el primer ministro libanés.

Hariri “debería llegar a Francia en los próximos días”, dijo una fuente de la presidencia francesa a la AFP.

Más tarde, Macron dijo a los periodistas que Hariri había sido invitado a Francia por unos “días” con su familia, y eso no significaba el exilio.

Las especulaciones giraron en torno al destino de Hariri, que es ciudadano saudita, francés y libanés al mismo tiempo. El presidente del Líbano, Michel Aoun, acusó a Arabia Saudita de “detenerlo”.

“Nada justifica el hecho de que el primer ministro Saad Hariri no ha regresado  durante 12 días, por lo tanto, consideramos que está retenido y detenido, en contra de la Convención de Viena”, tuiteó Aoun.

“No aceptaremos que siga siendo un rehén y que desconocemos los motivos de su detención”, agregó.

Hubo rumores de que Hariri había sido detenido junto con docenas de saudíes en lo que Riad dice que es una campaña contra la corrupción.

Poco después de la declaración de Aoun, Hariri también usó Twitter en un aparente intento por sofocar los rumores de su detención.

“Quiero repetir y confirmar: estoy bien y regresaré, si Dios quiere, al amado Líbano como les prometí a todos. Ya lo verán”, escribió.

‘Ataque al Líbano’

Macron ha subrayado que Hariri debería poder regresar al Líbano para confirmar, o no, su renuncia.

En su pronunciada renuncia y viaje a Arabia Saudí, Hariri, de 47 años, acusó a Irán y a su aliado libanés hezbollah de desestabilizar a su país y a la región en general.

La declaración despertó la preocupación de que el pequeño Líbano se vea atrapado en las crecientes tensiones entre Riad y Teherán.

El presidente de Líbano trató el miércoles de disipar esos temores, diciendo a los ciudadanos, “no tengan miedo, ya sea económica, financieramente o en términos de seguridad”.
Si bien fue cauteloso en sus primeras reacciones a la ausencia de Hariri, Aoun ha intensificado la retórica desde entonces.

“Lo que sucedió no fue una renuncia, fue un ataque a la independencia y la dignidad del Líbano”, dijo el miércoles, y agregó que la ausencia de Hariri representaba “una violación de la declaración internacional de los derechos humanos”.

Aoun, de 82 años, aún no ha aceptado formalmente la renuncia de Hariri y ha dicho que no lo hará antes de reunirse con él en persona en el Líbano.

En su primera aparición en los medios desde que dejó el cargo, Hariri, con la mirada abatida y cansada, negó que estuviera retenido contra su voluntad en el reino y dijo que se vio obligado a renunciar para salvar a Líbano de peligros inminentes, que no especificó.

Se contuvo las lágrimas en un punto y repitió varias veces que renunció para crear un “shock positivo” y llamar la atención sobre el peligro de ponerse de parte de Irán, principal mecenas de Hizbollah, en los conflictos regionales.

Las naciones europeas y los Estados Unidos no han señalado directamente a las autoridades saudíes, pero han expresado su preocupación pública por la ausencia de Hariri y han advertido contra los intentos de interferir en la frágil democracia del Líbano.

“Lo que está en juego es que el señor Hariri pueda regresar a su país libremente para aclarar su situación de acuerdo con la constitución libanesa”, dijo el primer ministro francés Edouard Philippe al parlamento en París.

El jefe diplomático de la UE, Federica Mogherini, dijo el martes que los diplomáticos europeos tenían “contactos estrechos” con Hariri y también esperaban que regresara a casa “en los próximos días”.

Share on Facebook