Emiratos Arabes Unidos y Arabia Saudí se retiran de una reunión del CCG y refuerzan su cooperación bilateral

Los líderes de Bahrein, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se retiraron de una reunión del Consejo de Cooperación del Golfo en Kuwait, horas después de que los dos últimos acordaron formar una alianza militar y política separada.

En cambio, los tres países enviaron funcionarios de menor rango a la reunión del GCC el martes en la ciudad de Kuwait, mientras que Kuwait, Omán y Qatar han enviado altos funcionarios.

En particular, el emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani, asistió a pesar del estancamiento diplomático con los otros países del CCG.

También se anunció que la cumbre sería, a diferencia de otros años,  por un día, el martes.

Apenas unas horas antes de la reunión, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita anunciaron que habían acordado formar una asociación militar, económica y política conjunta por separado lo que indica que su compromiso con El CCG había pasado a un segundo plano, se espera que  Bahrain una a dicha alianza.

Según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de los EAU, el nuevo “Comité de Cooperación Conjunta” verá a los dos países cooperando en “campos militar, político, económico, comercial y cultural”. Estará presidido por el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed, y el viceprimer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, Mansour bin Zayed al-Nahyan.

No hubo confirmación inmediata por parte de las autoridades saudíes.

Los dos países ya son aliados militares cercanos, incluso en Yemen, donde una coalición liderada por Arabia Saudita está luchando contra los Houthis respaldados por Irán.

Michael Stephens, director de RUSI Qatar, dijo en declaraciones a Middle East Eye que el acuerdo probablemente reflejaba la realidad de las alianzas modernas del Golfo.

“Claramente es un anuncio  de una realidad de facto”, dijo.

“Sin embargo, es difícil no verlo como un desaire al GCC como una estructura: no estoy muy seguro de lo que se supone que debe lograr, pero no parece ser un desarrollo enormemente estabilizador”.

Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, junto con Egipto, cortaron toda relación con Qatar el 5 de junio, acusando al emirato rico en gas de apoyar a los militantes islamistas y de estar demasiado cerca de Irán, el archirrival de Riyadh. Qatar niega las acusaciones.

Crispin Blunt, ex jefe del Comité de Asuntos Exteriores del Reino Unido y diputado por Reigate, dijo que el gobierno del Reino Unido estaba trabajando entre bastidores para tratar de resolver el conflicto de seis meses.

“Nuestra presión la ejercemos contra ambos lados para resolver el problema que no le está haciendo ningún bien a nadie “.

Share on Facebook

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*