Etihad Airways reconoce que emitía más de 195 mil toneladas de dióxido de carbono

Tras una serie de mejoras destinadas a aumentar las eficiencias operativas, la aerolínea nacional de los Emiratos Árabes Unidos pudo reducir la cantidad de combustible consumido por sus aviones en más de 62.000 toneladas. El resultado representa una mejora del 3,3% con respecto al año anterior, una cifra que equivale al combustible usado en l850 vuelos entre Abu Dhabi y Londres.

De igual forma, los ajustes del plan de vuelo en toda la red lograron reducir el equivalente a unas 900 horas de vuelo, lo que permitió un ahorro de 5.400 toneladas de fuel y la eliminación de unas 17.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono.

El año pasado, Etihad Airways también retiró algunos de los aviones más viejos, los cuales fueron sustituidos por el Boeing 787, uno de los aviones comerciales más eficientes en consumo combustible debido a su estructura de peso ligero. Etihad Airways actualmente opera 19 Boeing 787 en su flota de 115 aviones de pasajeros y carga, un hecho que les permite situarse como una de las aerolíneas más jóvenes en los cielos, con una edad media por aeronave de 5,4 años.

Como explica Richard Hill, director de Operaciones de Etihad Airways: “2017 fue un año especialmente bueno para la eficiencia del combustible. La combinación de retirar algunos de nuestros aviones más antiguos y aumentar la proporción de aviones Boeing 787 dentro de nuestra flota, junto con la optimización de nuestras rutas de vuelo entre una variedad de otras iniciativas, ha mejorado notablemente nuestro consumo de combustible y nuestro perfil de emisiones”.

Etihad Airways también ha reforzado su colaboración con los proveedores de control de tráfico aéreo en muchos de los principales aeropuertos en los que opera, en particular en el Abu Dhabi, con el fin de mejorar la eficiencia de muchos de los perfiles de descenso y aproximación. La maniobra de descenso más eficiente en combustible se conoce como ‘aproximación de descenso continuo’, en la que la aeronave reduce la altura gradualmente, en lugar de hacerlo de manera escalonada. Gracias a un aumento en el número de aproximaciones de descenso continuos, en 2017 se ahorró un total de 980 toneladas de combustible en el transcurso del año.

Share on Facebook

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*