La justicia turca tendrá la última palabra sobre el pastor acusado de ayudar a terroristas

La justicia de Turquía tendrá la última palabra sobre un pastor estadounidense detenido, y acusado de ayudar a organizaciones consideradas terroristas por el gobierno de Ankara. Estas fueron las palabras del ministro de justicia turco ayer jueves. Abdulhamit Gul, en reacción a las amenazas de sanciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recalcó que la justicia turca es la que decidirá sobre el asunto.

La declaración de Gul se produjo poco después de que Ankara respondiera a las declaraciones de Trump en las que amenazaba al país con sanciones a menos que Ankara libere al pastor Andrew Brunson, que se encuentra bajo arresto domiciliario en Turquía por cargos de terrorismo.

“Turquía es un país soberano e independiente que determina su propio destino”, dijo Gul en Twitter. “El caso Brunson procederá a su manera, como debería ser en un país totalmente independiente y soberano, y la suprema justicia turca tendrá la última palabra”, agregó.

En lo que Ankara considera un intento por interferir en su justicia, el ministro turco recordó que su país  además de ser soberano, es miembro de la OTAN,

El ultra conservador presidente de Estados Unidos, Trump tuiteó: “Estados Unidos impondrá grandes sanciones a Turquía por su larga detención del pastor Andrew Brunson”.

Brunson fue transferido a arresto domiciliario el miércoles después de haber estado detenido en la provincia de Izmir desde diciembre de 2016.

Fue acusado de espiar para el PKK  y la Organización Terrorista Fetullah Gulen, grupo que Turquía acusa de orquestar el intento de golpe de Estado derrotado en julio de 2016.

El pastor niega los cargos y su equipo de defensa argumenta que el caso se basa en declaraciones cuestionables de testigos que nunca debieron haber sido llevadas a la corte.

Previamente el jueves, el vicepresidente Mike Pence dijo que “no hay evidencia creíble” contra Brunson.

 

Share on Facebook