A falta de oportunidades laborales, Marruecos impone el servicio militar a los jóvenes

El debate sobre la reintroducción del servicio militar obligatorio ha llegado a las comunidades de marroquíes residentes en el extranjero. En particular, se ha planteado la cuestión de si aquellos con doble nacionalidad también se verán forzados a servir en el ejército.

“¿Tendrán que prestar su servicio militar los marroquíes con nacionalidad belga?” preguntaban varios periódicos belgas, que señalaban que por el momento el proyecto de ley sobre el servicio militar se encuentra todavía en la fase de borrador.

Los jóvenes belgas de origen marroquí están sin embargo preocupados, señalaban los periódicos. El borrador de la ley no contempla la cuestión de la doble nacionalidad o de las personas nacidas ya en la diáspora.

Antes de su implementación, la ley ha de ser aprobada en las cámaras primera y segunda del Parlamento. Después, ha de ser publicada en la Gaceta Oficial, y sólo entonces serán emitidos los decretos de implementación que explicarán los detalles que no forman parte del cuerpo de la ley.

El servicio militar en Marruecos solía ser obligatorio para hombres de entre 20 y 35 años  de edad, y opcional para mujeres de entre 20 y 27, hasta que fue cancelado en 2007. Ahora, volverá a ser introducido para ambos géneros, entre las edades de 19 y 25 años.

La emisora Radio Netherlands Worldwide recogía algunos testimonios d marroquíes con nacionalidad holandesa. Mariam, de 23 años, señalaba que el servicio militar podría proporcionar oportunidades a jóvenes desempleados. Sin embargo, rechazaba que pudiera ser también obligatorio para marroquíes residentes en el extranjero.

“No quiero servir en el ejército marroquí. Me va bien aquí y estoy orgulloso de ser un holandés marroquí,” afirmaba por su parte Nasser, también de 23 años. “Si tuviera que marcharme durante un año para hacer mi servicio militar, eso no sería bueno para mi carrera”.

Más de cinco millones de marroquíes viven en la Unión Europea, muchos de ellos en edad militar. Pero no sólo la diáspora marroquí ha expresado su rechazo a la obligatoriedad del servicio militar. Muchos jóvenes en Marruecos también se han manifestado en contra, a través de campañas en las redes sociales, exigiendo por el contrario mejores niveles de educación y una sanidad en condiciones.

En Octubre se producirá la reapertura del Parlamento, y será entonces cuando probablemente se darán a conocer más detalles sobre los aspectos más controvertidos, como las multas impuestas a quienes no se presenten y el grado de obligatoriedad para las mujeres.

Share on Facebook