Khamenaí asegura que su país abandonará el acuerdo nuclear si deja de ser de interés para Irán

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei aseguró en unas declalaciones que tuvieron lugar ayer miércoles que su país estaría listo para abandonar el acuerdo nuclear de 2015 si ya no sirve a los intereses nacionales.

“El JCPOA (acuerdo nuclear) no es el objetivo, es solo un medio”, dijo en una reunión con el gabinete. “Naturalmente, si llegamos a la conclusión de que ya no mantiene nuestros intereses nacionales, lo dejaremos de lado”.

Khamenei agregó que las conversaciones deberían continuar con Europa, que está tratando de salvar el histórico acuerdo de 2015 a pesar del retiro de los Estados Unidos a principios de este año.

Pero añadió que el gobierno iraní “no debe poner esperanza en los europeos por cuestiones como el JCPOA o la economía”. “Debemos examinar sus promesas con escepticismo”, agregó.

Jamenei reiteró que Irán no entablaría ninguna negociación con la administración del presidente estadounidense Donald Trump, a pesar de su oferta de conversaciones incondicionales.

“(Los estadounidenses) quieren decir que pueden llevar a cualquiera, incluso a la República Islámica, a la mesa de negociaciones.

“Pero como ya dije en detalle, no se llevarán a cabo negociaciones con ellos”, dijo Khamenei.

Las declaraciones se produjeron después de que Irán compareciera frente a la principal corte de la ONU acusando a Washington de planear el “estrangulamiento económico” de Teherán, exigiendo la suspensión de las sanciones vinculadas con el uso nuclear de Estados Unidos contra el país.

La República Islámica lanzó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya por la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de volver a imponer las sanciones a Irán, luego de que fueran levantadas luego de un acuerdo de 2015.

Irán dice que la medida de Trump infringe un tratado de 1955. Le dijo a la corte que las medidas ya estaban devastando su economía y amenazando el bienestar de sus ciudadanos.

“Estados Unidos está propagando públicamente una política destinada a dañar lo más severamente posible a los ciudadanos y las empresas iraníes y económicas de Irán”, dijo el abogado de Teherán Mohsen Mohebi al tribunal.

“Esta política no es más que una agresión económica desnuda contra mi país. Irán ofrecerá la mayor resistencia al estrangulamiento económico de Estados Unidos por todos los medios pacíficos”.

Se espera que la CIJ tome un par de meses para decidir si se concede la solicitud de Teherán de una resolución provisional. Una decisión final en el caso puede llevar años.

Las compañías internacionales, incluidas las francesas Total, Peugeot y Renault, y las alemanas Siemens y Daimler, suspendieron sus operaciones en Irán desde que Trump anunció el retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear en mayo.

Air France y British Airways anunciaron el jueves que suspenderán los vuelos a Teherán el próximo mes, argumentando que no son comercialmente viables. El transportista británico agregó, sin embargo, que la decisión no estaba relacionada con las nuevas sanciones.

Trump dijo que las sanciones aumentarían la presión financiera sobre Teherán para llegar a una “solución integral y duradera” con respecto a sus actividades, como su “programa de misiles balísticos y su apoyo al terrorismo”.

Share on Facebook