La administración de Trump está buscando medios para extraditar al líder Fethullah Gulen para contentar a Turquía

El gobierno del presidente Donald Trump ha pedido a varias agencias federales que encuentren medios legales para extraditar al líder religioso Fethullah Gulen a Turquía, según informó el jueves NBC News.

Los funcionarios de la administración pidieron a la Oficina Federal de Investigaciones, al Departamento de Justicia de los EE. UU. Y al Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. Que buscaran la manera de enviar al clérigo autoexiliado de vuelta a Turquía.

Según varios informes, la administración de Trump solicitó al Departamento de Justicia y al FBI que reabrieran las solicitudes de Turquía para la extradición de Gülen y  pidió al Departamento de Seguridad Nacional que proporcionara información sobre el estado de residencia del líder que Turquía acusa de terrorismo.

A algunos responsables les ha sorprendido la solicitud de administración  y fueron reacios a entregar la información, afirman las fuentes.

Por otra parte, Turquía es tajante y rechaza vincular  el caso de la extradición de Gülen con el  asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, afirma el diario turco Daily Sabah.

“En ningún momento Turquía se ofreció a parar la investigación de Khashoggi a cambio de la extradición de Fetullah Gülen”, asegura un responsable a daily sabah, y añade: “No tenemos intención de intervenir en la investigación de Khashoggi a cambio de ningún favor político o legal”.

Gülen, que llegó a los Estados Unidos en 1999, actualmente reside en un lujoso retiro en Saylorsburg, Pensilvania. Ya se enfrentaba a investigaciones criminales relacionadas con su grupo cuando se produjo el intento de golpe de Estado en 2016. Turquía presionó a los Estados Unidos para su extradición después del intento de golpe, enviando cientos de dossiers   con documentos que contendrían pruebas sobre la implicación de Gülen en el fallido golpe de Estado.

Turquía considera que Estados Unidos ha convertido la extradición en un asunto político en lugar de tratar el caso por vía legal. Los informes de que Trump podría tratar de usar la extradición de Gülen como una moneda de cambio por el asesinato de Khashoggi para ayudar a Arabia Saudí, solo empeoraría la cosas.

Khashoggi, un ciudadano saudita y columnista de The Washington Post, conocido por ser crítico con algunos pasos que ha dado el príncipe heredero Mohammed bin Salman, fue asesinado el 2 de octubre en el Consulado Saudí en Estambul.

 

Share on Facebook