Varias activistas critican la postura de la Comisión Islámica en relación al uso del hiyab

El pasado mes de octubre en un instituto de Gijón, una alumna musulmana mayor de edad (30 años) pedía asistir a clase con la cabeza cubierta de hiyab. Ante este petición, el director del centro educativo realizó una consulta al órgano representativo de los musulmanes ante el Estado: La comisión Islámica de España.

Su presidente, Riaj Tatary envió una carta de respuesta al director del centro educativo donde afirma que el hiyab es una prescripción necesaria y por lo tanto debe ser permitida por el Estado en virtud del derecho a la libertad religiosa o de la ley Orgánica que desarrolla dicho derecho y de los acuerdos de cooperación entre el Estado y la Comisión Islámica de España.

Ante la respuesta de Riaj Tatary, el director del centro educativo consultó a la inspección de educación del Principado de Asturias, que a raís de la carta de la CIE admitió el derecho de la alumna de llevar el velo.

La respuesta de Tatary de que el uso del pañuelo es obligatorio para las musulmanas y avalar esta práctica reivindicando el fin de las limitaciones a este supuesto derecho ha provocado un nuevo debate sobre el uso de esta prenda.

Varias mujeres activistas han criticado la postura de Tatary, es el caso de Zahira Daoudi que pide  a Tatary en una publicación en su cuenta de Twitter que predique con el ejemplo y se ponga el hiyab.

 

Share on Facebook