El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Mauritania (CNDH): las cifras que se dan sobre la esclavitud en Mauritania son erróneas y no hay que tomarlas en serio

Ahmed Salem Ould Bouhoubeyni
Ahmed Salem Ould Bouhoubeyni

El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Mauritania (CNDH)  Ahmed Salem Ould Bouhoubeyni es una de las personas más comprometidas con la defensa de los derechos humanos en el mundo, en África y sobre todo en país, Mauritania.

Ould Bouhoubeyni, abogado de profesión y ex presidente del colegio de abogados de Mauritania y expresidente de la conferencia internacional de abogados, se le conoce por su larga lucha en defensa de las libertades y del cumplimiento de la ley. Defensor de las libertades públicas, Ould Bouhoubeyni es además un incansable luchador para que se investiguen los abusos contra los derechos humanos.

Su trayectoria mereció el reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional. El último de estos reconocimientos fue protagonizado por el embajador de España en Mauritania Jesús Santos Aguado que le entregó la medalla de honor del colegio de abogados de Madrid. Además, recibió una delegación española de derechos humanos.

Desde Correo Madrid aprovechamos su presencia España para conocer mejor su trayectoria y tuvimos con esta entrevista con él.

Correo Madrid: Recientemente, Europa Press publicó una chocante noticia donde el asesor político, Antonio Sola aseguraba que el candidato a las elecciones presidenciales de Mauritania Biram Dah Abeid le contó la historia de una esclava que fue liberada, cuyo amo la dejó embarazada de un hijo con el que más tarde  se casaría …Esta es una historia terrorífica sobre la esclavitud, además, las cifras que barajan los activistas son muy preocupantes.

C.M: ¿Puede darnos una idea sobre la situación actual de los derechos humanos en Mauritania, sobre todo el tema de la esclavitud?

Ould Bouhoubeyni: Sin duda alguna, el problema de la esclavitud en Mauritania fue motivo por el que algunos periodistas y políticos en los países occidentales se dedicaron a difundir cuentos e historias que presentan a Mauritania como un lugar en el que se cometen todo tipo de barbaries.

Personalmente, he insistido el pasado día 10 de diciembre ante varias delegaciones europeas y estadounidenses sobre la necesidad de que occidente corrija su perspectiva sobre el tema de la esclavitud en Mauritania. Mauritania no es el país con donde más se practica la esclavitud en el mundo, tampoco hay un mercado de esclavos en Mauritania ni hay esclavos encadenados ni tampoco tiene un 20% de esclavitud tal y como afirman algunas páginas en internet. Son falacias que no ayudan a la verdad ni facilitan la lucha contra la esclavitud que de hecho estamos llevando mediante múltiples mecanismos y métodos.

De todos modos, yo os aseguro, como lo hice en varias ocasiones, que hay casos de esclavitud en Mauritania, heredados de muchos siglos atrás, donde la gente veía este fenómeno con normalidad, esto ocurre en muchas partes del mundo y no es algo exclusivo de Mauritania.

El Gobierno mauritano decidió crear tribunales ad hoc para combatir la esclavitud y perseguir a los esclavistas, además firmó una hoja de ruta con la Organización de Naciones Unidas donde se comprometió a luchar contra las secuelas de la esclavitud, además, de autorizar a varias ONGs como es el caso de S.O.S. Esclavos lo que implica no solo un reconocimiento de la existencia de este fenómeno en Mauritania sino también de que hay una voluntad para erradicarlo. Pero hay que decir que este fenómeno existe en Mauritania y en el resto del mundo, ni más ni menos. El hecho de que este fenómeno haya estado ligado a la historia de todos los países, implica que haya secuelas en todos los países, secuelas en cuanto a pobreza, analfabetismo e injusticia.

Los datos indican que hoy en día hay alrededor de 40 millones de esclavos en el mundo, incluido el mundo occidental. Hay países que denominan este fenómeno como esclavitud moderna, otros que reconocen sufrir las secuelas de la esclavitud, otros que afirman tener mercado de esclavos y otros que reconocen que tienen casos de explotación y tráfico de personas y puedo asegurar que hay pocos países donde no hay casos de esclavitud en el sentido tradicional de la palabra.

Por lo que, las campañas de desinformación sobre este fenómeno, en Mauritania no ayuda para nada en la lucha para erradicarlo. Lo que realmente ayudaría para acabar con este problema es que los activistas mauritanos se comprometan con el enfoque que adopta la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y que además es un enfoque adoptado por el estado y que sean socios activos en los programas cuya finalidad es acabar con la esclavitud, no mediante exagerar el problema sino tratándolo con su verdadera dimensión y naturaleza. Además, los países amigos de Mauritania pueden ayudar a erradicar el problema apoyando los esfuerzos del gobierno y su sistema legal, además de apoyar los planes de desarrollo cuya finalidad es acabar con los casos esclavitud existentes además de ayudar al sistema educativo y sanitario para acoger a los hijos de los que han sufrido la esclavitud y ayudarles a que tengan mejores oportunidades laborales existentes además de ayudar al sistema educativo y sanitario para acoger a los hijos de los que han sufrido la esclavitud y ayudarles a que tengan mejores oportunidades laborales.

Mauritania cuenta con un arsenal jurídico completo, un hecho reconocido por los propios defensores de los derechos humanos incluidos los críticos que asegura que es idóneo.

Por lo tanto, los textos jurídicos están, lo único que hace falta es trabajar juntos para que sean aplicados. Desde La CNDH hemos organizado una caravana que recorrió todos los rincones de Mauritania para concienciar a la gente sobre sus derechos y denunciar la esclavitud.

C.M: ¿Cómo valora las acusaciones de las organizaciones de derechos humanos que aseguran que el gobierno ignora sus demandas?

O.B: Personalmente estoy de acuerdo con las organizaciones de derechos humanos cuando afirman que hay casos aislados de esclavitud, además, estoy de acuerdo con ellas sobre la existencia de temas que no han sido tratados y también estoy de acuerdo en que algunos organismos del estado y del la justicia no han tratado el tema de la esclavitud y no han respondido a las denuncias relacionadas con la esclavitud como se debe pero en lo que no estoy de acuerdo es en la imagen que difunden y que han llegado a elaborar de este fenómeno y que por desgracia han logrado inculcarla en el imaginario de amplios sectores en los países occidentales sobre el alcance y la naturaleza de la esclavitud en Mauritania, es una imagen completamente que nada tiene que ver con la realidad porque está construida a base de las falacias y la exageración.

Desde aquí, a través de su respetado periódico, pido a Occidente, gobiernos, medios de comunicación y organizaciones que corrijan sus ideas erróneas sobre el tema de la esclavitud en Mauritania, y también pido, una vez más, que visiten el país para conocer de primera mano los hechos humanos, el sistema legal y la forma de abordar el problema desde el enfoque judicial, social y de desarrollo además de descubrir nuestras carencias en esta materia.

Puesto que todos insistimos en acabar de una forma por todas con el problema de la esclavitud, decidimos desde la CNDH organizar una segunda caravana e invitamos nuevamente a las organizaciones de derechos humanos en Mauritania, a representantes de la comunidad internacional en nuestro país y a los medios de comunicación occidentales y a las organizaciones interesadas en participar sobre el terreno y sacar conclusiones basadas en la experiencia.

C.M: A nivel local, ¿A qué instancias y/o autoridades se dirige su Comisión llevar a cabo su objetivo de acabar con el fenómeno de la esclavitud?

O.B: Continuamente enviamos mensajes en tres direcciones, en primer lugar, a aquellos de los que se sospecha que participan en la esclavitud de una forma u otra y a los que nos dirigimos con firmeza y les informamos de que los perseguiremos legalmente rindan cuentas ante la justicia en caso de confirmarse su involucración en casos de esclavitud. En segundo lugar, nos dirigimos a aquellas personas que sufren cualquier tipo de esclavitud y les abrimos la puerta y les ofrecemos nuestra ayuda y asesoramiento para poder denunciar a sus explotadores, y en tercer lugar nos dirigimos las autoridades administrativas para instarles a que aborden seriamente cualquier problema relacionado con la esclavitud en términos de investigación y protección de testigos, y no someterse a presiones de ningún tipo.

Quiero puntualizar aquí que, como un organismo independiente que somos, vemos que por un lado algunas organizaciones en defensa de los derechos humanos y algunos activistas suelen acusar a las autoridades de ser indiferentes en algunos casos de esclavitud, y por el otro vemos que las autoridades también suelen acusar a las organizaciones de inventarse casos para su propio beneficio.

El Comité Nacional de Derechos Humanos puso fin al intercambio de acusaciones entre ambas partes sin tener que asumir la postura de una parte u otra y con el fin de garantizar que las autoridades no encuentren la oportunidad de encubrir ningún caso de esclavitud, y que las organizaciones activistas no encuentren la oportunidad de usar falso casos de esclavitud en su propio beneficio.

CM: ¿Cuál es su enfoque para trata la esclavitud en Mauritania?

O.B: Desde la CNDH hemos notado que el gobierno y las organizaciones de derechos humanos han estado girando durante mucho tiempo en un círculo vicioso centrados en intercambiar acusaciones mutuas, por lo que cada vez que el estado lleva a cabo una investigación que revela la invalidez de los casos de esclavitud de los que hablan algunas organizaciones de derechos humanos, estas organizaciones vuelven a acusar a la administración y al poder judicial de complicidad y encubrimiento de estos casos, luego el estado acusas a las organizaciones de inventar  casos de esclavitud para llevar a cabo sus propias agendas. La CNDH ha encontrado una fórmula para acabar con este círculo vicioso.

C.M: Pregunta: ¿Cómo ha conseguido el comité para superar estas disputas, y cuál es la credibilidad del método que adoptáis?

En la CNDH hemos adoptado un enfoque especial basado en la verificación en el terreno de cualquier caso sospechoso de esclavitud, llevando a cabo un proceso de investigación y detección con el fin de obtener la información exacta que extraemos de nuestras fuentes neutrales sin depender de la acción del gobierno u organizaciones de derechos humanos.

Para evitar cualquier acusación que ponga en tela de juicio nuestro compromiso y nuestra neutralidad por ser un ente público, hacemos partícipes a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Save The Children y a las ONGs que operan a nivel nacional.

La experiencia de involucrar a estas organizaciones indudablemente ha dado mucha credibilidad a nuestra evaluación y nuestra acción en aquellos casos donde hay sospecha de abusos contra los derechos humanos.

En consecuencia, el gobierno ya no tiene posibilidad encubrir los casos de esclavitud tal y como aseguraban las organizaciones en defensa de los derechos humanos y éstas ya no pueden manipular e inventar casos de esclavitud para servir a sus propias agendas, tal y como aseguraba el gobierno.

Este mecanismo, que aplicamos en el último caso en la región de Guidimaka, será nuestro camino en el futuro y nuestro paradigma operativo.

Les invitamos a ustedes y a todas las organizaciones españolas y europeas a trabajar en este contexto y acompañarnos en la segunda caravana para la sensibilización.

C.M: ¿Cuál es su visión del presente y el futuro de la lucha contra la esclavitud en Mauritania?

O.B: Creemos en la necesidad de continuar la sensibilización, la concienciación y el seguimiento de cada caso sospechoso de la misma manera y con los mismos mecanismos que mencionamos anteriormente.

Insistimos en la invitación de todas organizaciones nacionales e internacionales para participar en este trabajo. Tenemos un arsenal legal completo y tribunales especiales. Lo que nos falta es una implementación más rigurosa de los textos

Estamos decididos a cerrar completamente el capítulo de la esclavitud en Mauritania y estamos convencidos de que esto no sucederá sin que todos remen en la misma dirección.